3 octubre, 2022

Desarrolla la filosofía empresarial para identificar tu organización

Desarrolla la filosofía empresarial para identificar tu organización

El cumplimiento normativo es la base sólida de una empresa. Si deseamos que nuestra organización sea notable sobre las demás, debemos unificarla. Podemos lograrlo con reglas para fomentar una base ética. Esto dará lugar a una filosofía empresarial con buena impresión para nuestros clientes.

Importancia de la filosofía empresarial

Una empresa que cuenta con una filosofía empresarial es firme. La serie de principios que la componen le permiten a cualquier compañía tomar buenas decisiones. Significa saber elegir cómo operar en las diferentes áreas de una organización.

Este tipo de filosofía es importante, porque descifra y enumera los propósitos de una empresa para alcanzar sus objetivos finales. También facilita la descripción de los valores particulares que los empleados necesitan poner en práctica, con el fin de que pueda generarse un orden que unifique la marca corporativa.

En este sentido, se genera una hoja de ruta para empleados y ejecutivos. De ese modo, todos comprenden cuál es la dirección que debe tomar la empresa para mostrar a los clientes. Las diversas pautas conforman un mapa coherente para la atención de los clientes, que también implica la producción y distribución del producto.

Pasos para crear una filosofía empresarial

Con el fin de optimizar el ambiente laboral y la rentabilidad de una organización, los miembros deben trabajar en equipo de una manera efectiva. El cliente lo percibirá y se logrará su fidelización. Para que eso sea posible, hay que actuar de acuerdo a los siguientes pasos.

1. Identificar los factores fuertes de la empresa

Realizaremos un análisis de los factores que son positivos en todas las áreas. La atención al cliente es una de ellas, la relación interpersonal entre los empleados es otra, y los canales de comunicación entre ellos y con los ejecutivos, también son importantes.

Estos y otros factores deben observarse para determinar las debilidades y las fortalezas que perjudican o desarrollan la empresa. Revisar el código de ética es un buen comienzo. Sobre ese documento, se formaliza la conducta corporativa que beneficie tanto a la organización como a sus miembros.

En caso de que nuestra empresa no tenga pautas éticas establecidas, debemos redactar en un documento formal las normas. Ellas estarán enfocadas en los valores individuales y empresariales, no solo para mejorar las finanzas, también para consolidar la marca de nuestra empresa frente a otras y frente a los potenciales clientes.

2. Revisar antecedentes

Reconozcamos otras empresas líderes en el mercado donde la nuestra se maneje. Revisemos las normas de su filosofía empresarial, sin llegar a copiarlas (porque ninguna empresa es igual a otra). Las observaciones que hagamos en otras empresas nos ayudarán a pensar en el modo de orientar la nuestra.

Una forma de materializar esas observaciones es crear una narración propia. Una historia donde se condensen los pilares básicos de la empresa y pueda considerarse la base de su filosofía empresarial.

3. Priorizar la sencillez

La sencillez encierra cierta complejidad. Nunca es simple. Se trata de que establezcamos normas que puedan cumplirse sin ir en detrimento de la flexibilidad y lo humanamente posible. Aunque podamos establecer una serie de reglas detalladas en un código ético, construyamos un máximo de tres frases claras.

Con ellas, encerramos el concepto general de la empresa y manifestamos de manera precisa los valores que persigue. Podemos usar esas frases como publicidad que le dé presencia a nuestro negocio. Una especie de eslóganes que sean memorables y apunten a la sensibilidad de los clientes.

Recordemos darle consistencia a nuestra filosofía empresarial. Que nuestro equipo de trabajo se sienta identificado con ella y que esta logre proyectar confianza para fortalecer la seguridad en el ambiente laboral y con los clientes.

También te podría interesar:

1 junio, 2022

Diferencias entre ética empresarial y responsabilidad social

Diferencias entre ética empresarial y responsabilidad social

Debido al cambio constante de las estructuras sociales, el concepto de etica empresarial se encuentra ya muy ligado con el de responsabilidad social. A pesar de esto, conviene que sepas que no necesariamente persiguen los mismos fines ni se enfocan en las mismas áreas de impacto que una empresa puede llegar a tener.

Aspectos en común y diferencias notables

Lo primero que tenemos que decir al respecto es que la ética dentro de una empresa es fundamental para el funcionamiento de la misa. Es imposible esperar que una compañía pueda tener excelentes resultados, si no aplica una serie de valores éticos y morales en su proceder.

Actuar de forma ética y moral no solo fortalece el vínculo entre jefes, trabajadores y dueños, sino que crea un clima laboral agradable y, más importante que esto, genera confianza y credibilidad en los clientes. Esto último ayuda a que la reputación de la compañía crezca y sus productos o servicios sean adquiridos cada vez por más y más consumidores.

Por su parte, la responsabilidad social es un compromiso de índole moral que tu empresa o compañía adquiere para con la sociedad. Es el retribuir bienestar con acciones específicas a una comunidad. Estas acciones pueden ser: becas, fideicomisos, apoyos económicos, sorteos y demás eventos que den una ayuda económica a los miembros de la sociedad donde tu empresa genera un impacto directo.

Entonces, podemos enlistar los siguientes aspectos en común que tienen estos dos conceptos:

  • Su implementación da un enfoque más humano a tu empresa, viéndose esta como una entidad social y no como una organización dedicada solo a generar ganancias.
  • No es difícil ponerlos en práctica. Si bien es cierto que requiere la concientización de tu personal, la verdad es que vale la pena, pues al hacer un análisis, podrás observar que el beneficio que se obtiene sobrepasa a cualquier costo.
  • Ambas acciones generan mayor confianza tanto en los clientes externos (tus consumidores) como en los internos (tus trabajadores).
  • Los dos tipos de acciones van encaminadas hacia una mejora en el funcionamiento general de la empresa en donde se aplican.

Diferencias a destacar entre estas dos prácticas

Sabiendo bien qué puntos hay en común, podemos ahora enlistarte las diferencias más importantes:

  1. La responsabilidad social se centra en buscar que los resultados del impacto que tu empresa tenga sobre la sociedad a la que influye sean siempre positivos. Esto, por otro lado, aunque puede estar gobernado por principios éticos, no necesariamente depende de estos principios para implementarse.
  2. La responsabilidad social no siempre está ligada al cumplimiento de las leyes que rigen a una comunidad. Sin embargo, los principios de ética deben ajustarse a la normatividad vigente en todo momento.
  3. Los principios éticos de una empresa contemplan la puesta en marcha de prácticas y valores que benefician a los trabajadores y colaboradores de dicha compañía. La responsabilidad social se centra más en lo que sucede fuera de ella y cómo la gente ve desde afuera su accionar.
  4. Las acciones de beneficio social modifican el entorno de una comunidad, ciudad o país. En algunos casos, cuando la empresa es transnacional o de gran envergadura, estos cambios pueden sentirse a nivel internacional.
  5. Los principios de ética en las empresas son delimitados por la misma compañía. Por su parte, las acciones de beneficio a una sociedad dependen de las necesidades que está tenga.

En conclusión, los principios de ética en una empresa son aspectos interiores que definen los procederes ante situaciones determinadas. Estos pueden ser cambiados según convenga a los interesados. Contrario a esto, las acciones de responsabilidad social son delimitadas por el lugar donde tenga impacto tu compañía.

También te podría interesar:

25 abril, 2022

Qué es el Design Thinking y cómo implementarlo en tu equipo de trabajo

Design thinking y cómo implementarlo en tu equipo de trabajo

En principio, el Design Thinking, como su traducción lo indica, hace referencia a la idea del «Pensamiento de Diseño». Se trata de una estrategia de innovación que les permite a las empresas crear un método para entender y, de igual manera, solucionar adecuadamente las necesidades de los usuarios. En otras palabras, el Design Thinking es un modelo de trabajo que nos ayuda a diseñar diversas estrategias de mercado.

¿En qué consiste la metodología del Design Thinking?

Básicamente, es una administración del conocimiento. Es decir, un proceso que te permite abordar problemas complejos a lo largo de un proyecto de trabajo. A su vez, este tipo de retos surgen de la elaboración del contenido adecuado para las necesidades de los consumidores. Por lo general, esta gestión se compone de cinco etapas:

  1. Empatía. En esta primera etapa es necesario que el proceso del Design Thinking comprenda muy bien las necesidades de las personas para quienes está diseñando el contenido. Ya se trate de compañías, grupos o personas individuales, es fundamental entender profundamente el lugar en el que se encuentran. Gracias a la recopilación de esta información se podrá responder adecuadamente a sus respectivas exigencias.
  2. Definición. Una vez recolectada la información necesaria, es preciso seleccionar y discriminar muy bien la información relevante para nuestro proyecto. Este proceso de selección permitirá enfocar los puntos clave o al menos las estrategias que aporten valor al proyecto. En ese mismo sentido, podremos definir claramente el objetivo y los pasos para lograr lo exigido.
  3. Idea. Gracias a la recolección de información y a la definición de los aspectos más importantes del proyecto (objetivos y metodología) será ahora necesario idear la manera más adecuada de abordar esos nuevos retos. Debes tomar en cuenta que en esta fase es preciso estar abierto a cualquier tipo de idea que pueda aportar valor al proyecto. Se trata, si se quiere, de recibir y recolectar una lluvia de ideas. Eso permitirá encontrar una opción innovadora en el abordaje de los objetivos.
  4. Prototipo. Esta es la fase en la que todas las ideas deben ser llevadas a la realidad. Es decir, deben ser recogidas en un modelo visible y evaluable. Solo de esa manera es posible observar errores en el proyecto y corregirlos inmediatamente. La creación de prototipos permite poner a prueba las soluciones y las formas en un resultado final.
  5. Testeo. Esta es la fase de prueba, donde el prototipo (ya construido sobre la base de los objetivos y de las ideas) es utilizado por los usuarios en tiempo real. Los resultados del testeo mostrarán los límites y los alcances, las carencias y las ventajas del modelo que hemos escogido para solucionar determinado problema. Esta etapa es primordial para perfeccionar el diseño del proyecto.

Cada una de estas fases desarrollan técnicas que no necesitan de un orden de elaboración lineal. Una de las características más importantes del Design Thinking es que es un modelo iterable, es decir, cuyas unidades, trabajando en conjunto y alternativamente, pueden aportar elementos significativos en la construcción del proyecto, sin necesidad de seguir unas reglas claramente preestablecidas. Por ello es importante:

  • Generar empatía tanto entre los compañeros de trabajo como con las personas a quienes está dirigido ese contenido. Es necesario ponerse en el lugar de los otros al momento de aplicar las técnicas.
  • Trabajar en equipo es fundamental para la consecución de un fin conjunto, una meta que, a su vez, integre todas las demandas tanto de los trabajadores como de los usuarios.

Finalmente, es sumamente útil que dispongas de los materiales necesarios para hacer que el proceso de creación del prototipo (en consecuencia, del proyecto) favorezca la gestión del conocimiento de manera lúdica y proactiva.

También te podría interesar:

18 abril, 2022

Tips para la resolución de conflictos

tips para la resolución de conflictos

Establecer un excelente clima organizacional es crucial para el éxito de una empresa. Un conflicto entre los integrantes no solo puede afectar la convivencia entre los compañeros de trabajo, sino que, además, puede interrumpir la producción de la compañía. Por eso, es necesario crear mecanismos que permitan anticiparse a estos problemas. A continuación, te decimos cómo hacerlo.

Pasos para la resolución de problemas

A menudo, estos inconvenientes se pueden presentar debido a la falta de políticas internas que contribuyan al bienestar de la empresa. En ese sentido, es fundamental fortalecer la ética empresarial de un grupo de trabajo y el bienestar tanto de la empresa como de sus integrantes. Por ello, es necesario:

  • Disponer de canales de comunicación. La comunicación asertiva y el espacio para depositar las inquietudes o recomendaciones dentro de una empresa deben estar siempre disponibles. Un área de recursos humanos podría ayudar no solo a definir las funciones y las responsabilidades puntuales de cada trabajador, sino que también se convierte en un canal abierto y educado para comunicar inconsistencias, recomendaciones y soluciones.
  • Definir los objetivos de la empresa. Una vez las políticas de la empresa sean definidas, habrá un camino en común para los trabajadores. Eso permitirá determinar sanciones y objetivos claros para la consecución de un único fin, el cual, por supuesto, integrará los beneficios de sus trabajadores.
  • Empatía y canales de negociación. Como decíamos anteriormente, la comunicación asertiva es un paso primordial. Esta no fomenta únicamente las relaciones respetuosas, sino que, además, abre un espacio para la negociación de los intereses del grupo, desde luego, vinculados a un objetivo principal.

Conflictos en un ambiente laboral

Un conflicto laboral surge al interior de una empresa. Generalmente, están relacionados con directrices laborales. Esto es importante señalarlo porque se tiende a confundir un problema personal con un conflicto laboral. Un conflicto personal está asociado con problemas temperamentales (personales). En cambio, el laboral está asociado con prácticas profesionales (con directrices laborales).

Ahora bien, ¿cuáles son los motivos que pueden ocasionar este tipo de inconvenientes? Veámoslos:

  • Precariedad en los recursos. Es probable que algunos problemas surjan debido a la escasez de recursos para desarrollar un buen trabajo. Por lo general, las herramientas de trabajo dentro de una empresa se distribuyen de acuerdo a la función de cada uno de los empleados. No obstante, cuando dichas herramientas no se distribuyen de manera equitativa, el trabajador puede sentirse poco importante y, en consecuencia, se genera inconformidad laboral.
  • Trabajar bajo presión. El estrés o la tensión que se maneja dentro de un grupo de trabajo también puede ser motivo de conflicto. Esto se debe, en parte, al exceso de trabajo y a la falta de equilibrio con respecto a su remuneración salarial, aunque también es probable que esto ocurra por falta de compensación entre la vida personal y la vida profesional de un trabajador.
  • Reparto inequitativo de las responsabilidades. En concordancia con la insatisfacción de un trabajador, otra de las razones puede ser el exceso de trabajo en comparación con las obligaciones de los demás. Depositar en una sola persona el trabajo de un equipo no solo puede generar conflictos, sino que también puede afectar significativamente la salud del trabajador.
  • Preferencias o desinterés. Cuando se contrata o se le brinda preferencias injustificadas a una persona que no comparte los mismos intereses del grupo de trabajo, con el tiempo, esto puede afectar el juicio con respecto a las decisiones de la empresa. Una opinión en pugna dentro del clima laboral puede ser motivo de conflicto.

Pues bien, la armonía y el desarrollo de estos (sencillos) pasos pueden contribuir significativamente a identificar problemas y a evaluar modelos de acción y soluciones rápidas, adecuadas y efectivas. De igual forma, estos pasos permiten prevenir todo tipo de conflictos al interior de una empresa.

También te podría interesar:

13 abril, 2022

¿Qué es la EDCO y qué mide?

que es la edco y que mide

La EDCO es el acrónimo de Escala de Clima Organizacional, y se define como el conjunto de percepciones de todo el grupo de trabajadores o empleados de una organización sobre su ambiente de trabajo, de las relaciones entre los empleados y las relaciones de ellos con el personal directivo. También busca revisar cómo todas esas percepciones determinan o influyen sobre las acciones a realizar en el futuro de la organización. A continuación, te lo explicaremos con detalle.

Principales puntos a medir

En el uso de esta herramienta no hay puntos específicos, ya que todo depende, en gran medida, del interés de la organización en algún elemento, área o tema en particular. No obstante, en la mayoría de los casos, se busca definir los siguientes puntos:

  • Trabajo en equipo: Ya sea por departamento, área o de forma integral.
  • Comunicación: Si la información viaja de manera eficaz y eficiente en toda la estructura.
  • Igualdad: Ya sea de géneros y de oportunidades.
  • Condiciones físicas: Si son las más idóneas, ergonomía y seguridad.
  • Liderazgo: Cómo perciben a los encargados de la toma de decisiones.
  • Motivación: La necesaria para realizar las actividades diariass y alcanzar las metas planteadas.

¿Cómo se construye la escala?

Para conocer la EDCO de una Organización es necesario aplicar un instrumento de medición, el cual se adapta a petición de la empresa al utilizar diferentes fuentes y observaciones para considerar la dimensión del instrumento y considerar cuáles son los puntos más importantes que deben integrarlo.

Este instrumento en particular es el cuestionario escrito, y es el más usado en este tipo de evaluaciones. El cuestionario escrito contiene preguntas que describirán actividades propias de la organización y, sobre estos enunciados, los cuestionados darán su respuesta basándose en la escala de Likert.

Esta es una herramienta de medición, que no emplea preguntas sesgadas de sí o no, en su lugar, busca medir las actitudes y el grado de conformidad de la persona que está tomando el instrumento, con la afirmación propuesta, y así medir la dimensión real de la situación.

En la escala de Likert, por lo general, se utilizan cinco, siete o hasta nueve puntos, utilizando las típicas respuestas de selección múltiple, como las siguientes: “Total acuerdo”, “acuerdo”, “Neutro”, “desacuerdo” y “En total desacuerdo”.

Evaluación de los resultados

Una vez aplicado el instrumento a todas las personas involucradas y levantada la base de datos con las respuestas, entonces se elabora el respectivo informe con los resultados de la evaluación a la directiva del departamento o a los mandos ejecutivos de la organización, donde se detallan lo que significa cada uno de los puntos que fueron consultados.

La definición final del ambiente de trabajo es un trabajo complejo, y esto se debe a que todo es un elemento de percepción de todas las personas que, día a día, crean dicha atmósfera, y la cual fue creada con la práctica, los procedimientos y con el esquema de valores típicas de la organización.

Después de la EDCO

Lo más importante al final de todo este proceso de evaluación, el cual definió las áreas álgidas de la atmósfera, así como el enfoque de cada uno de los puntos del instrumento que se puso en acción, es qué va a hacer la empresa u organización una vez recabado los datos y obtenido una información relevante.

Con toda esa información es necesario poner en marcha una serie acciones que vayan de la mano con la percepción de sus compañeros de labores y puedan sacarle provecho a dicha información. Modificar conductas, acciones, políticas o normativas que van en detrimento de ese ambiente, y así cada persona podrá plasmar todo su potencial en sus actividades diaria, desarrollar un sentido de pertenencia, y ayudar a alcanzar la visión de la organización. Esperamos que esta información te resulte útil.

También te podría interesar:

21 marzo, 2022

Cómo crear vínculos de fidelidad entre tus empleados y la empresa

cómo crear vínculos de fidelidad entre tus empleados y la empresa

El uso de la ética organizacional en tu empresa o negocio es de suma importancia si lo que buscas es fomentar la integración y la fidelidad en tus empleados. Del mismo modo, echar mano de algún test de evaluación del personal puede, en primera instancia, darte una idea general sobre lo que podrías esperar de algún candidato en torno a su lealtad para con la compañía.

5 estrategias para fomentar la lealtad en tus empleados

La fidelidad de tus empleados está íntimamente relacionada con el ambiente laboral en el cual ellos se desempeñan. Es evidente que mientras más estresante y estricto sea el entorno laboral, tus empleados trabajarán en peores condiciones y no serán capaces de rendir al máximo.

La productividad es un factor clave para el desarrollo e impulso de tu compañía. Para lograrla necesitas que todos tus empleados estén en sintonía. Por ello es esencial que sepas motivar e incentivar a tus trabajadores. Podemos citarte cinco formas en las cuales el entorno laboral, el que manejas, puede mejorar.

Aplícalas y verás cómo el ambiente en el trabajo será el idóneo. Te aseguramos que verás resultados en muy poco tiempo:

  1. Implementa un almanaque con cumpleaños. Asigna a alguno de tus trabajadores para que registre en un calendario o en alguna app los cumpleaños de cada empleado. Mensualmente, puedes organizar reuniones después del trabajo y en fin de semana para festejar a los cumpleañeros del mes. Adicionalmente, si las actividades de tu empresa lo permiten, puedes darle el día libre al empleado que cumpla años determinado día.
  2. Comparte momentos de esparcimiento con tus empleados en fechas importantes. Hay celebraciones nacionales e internacionales como el día de la mujer (8 de marzo) o Navidad que son de gran importancia para tus trabajadores. Intenta dar mensajes de felicitaciones en público con motivo de estas fiestas. Otra opción bastante útil es dar el día libre (solo si las actividades de tu empresa lo permiten) u organizar una comida donde puedas convivir con ellos y se sientan en un ambiente familiar.
  3. Desarrolla programas de incentivos. Esto puedes hacerlo implementando un sistema de recompensas pequeñas como bonos de productividad o de puntualidad en el trabajo. Lo anterior, se reflejará como un pequeño aumento al sueldo de tus empleados y los motivará a mejorar su desempeño en su trabajo. En algunas ocasiones, este programa lo puedes implementar haciendo una evaluación general del desempeño de cada trabajador durante un mes. Dicha evaluación se conoce como programa del Empleado del Mes. Los incentivos pueden ser de índole económica o dar alguna canonjía temporal.
  4. Uniforma a tus empleados. Portar uniforme hará que se desarrolle en cada uno de tus trabajadores un sentimiento de pertenencia. Con ello, la lealtad aumentará significativamente. Es preferible que el gasto del uniforme lo cubra la empresa en su totalidad. No obstante, si esto no es posible, puedes al menos dar facilidades a los empleados para adquirirlos.
  5. Fomenta actividades de integración fuera del trabajo. La mejor manera de hacer esto es mediante el deporte, pues gusta a la mayoría. Forma el equipo de fútbol de la compañía e inscríbelo a una liga amateur de tu localidad. Puedes también organizar tardeadas o carreras con tus empleados y otorgar premios a los que mejor desempeño deportivo demuestren. Proporciónales cursos de capacitación que les ayude a mejorar no solo su desempeño en el trabajo sino también que les sirvan para desarrollarse plenamente en su vida fuera de la oficina o fábrica.

Con estos consejos estamos seguros de que nunca tendrás problemas de lealtad por parte de tus empleados. Reducirás los conflictos en el trabajo y cumplirás con lo básico estipulado en la Ley Federal del Trabajo en torno al ambiente laboral que debes proporcionar. ¡Aplícalos y verás la diferencia!

También te podría interesar:

2 marzo, 2022

¿Qué es la inteligencia emocional y como manejarla en un equipo?

Inteligencia emocional y como manejarla en un equipo

Hoy en día muchas empresas reconocen la importancia que tiene realizar la valoración de competencias y de habilidades laborales a la hora de contratar a sus trabajadores. Existe una cualidad que con el paso del tiempo ha ido tomando más auge en el ámbito profesional, a la que tu organización también debería prestarle atención: la inteligencia emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Las emociones tienen un papel primordial en nuestras vidas, sin embargo, hay momentos donde dejamos que nos hagan perder el equilibrio y actuamos sin pensar. La inteligencia emocional es la habilidad de manejar las situaciones en donde las emociones pueden hacer que actuemos de forma reactiva.

En nuestros trabajos estamos rodeados de momentos de estrés, por tanto, es crucial saber manejar las situaciones para tener un ambiente armonioso. La inteligencia emocional debe ir de la mano con las habilidades técnicas principalmente en trabajadores que llevan a cabo funciones de trato con clientes, trabajos en equipo, trato con el personal y otros.

¿Cómo manejar la IE en un equipo?

Trabajar en un ambiente agradable hace que el empleado se sienta feliz y comprometido con la empresa, esto propicia la productividad. Las empresas con empleados con altas habilidades de inteligencia emocional tienen un 20 % más de beneficios.

Veamos algunas recomendaciones para trabajar con nuestro equipo con IE

  • Motivación y mucha empatía

Comienza por ti, debes mantener la motivación, la determinación por alcanzar los objetivos e Inspirar entusiasmo. Esto hará que tu equipo también se cargue de esa energía. La empatía es fundamental para la IE. Debes escuchar y entender las motivaciones de los demás, conocer sus sentimientos y conocer sus puntos de vista, aunque no los compartas.

  • Ser considerados y humildes

El líder es quien debe guiar y tomar decisiones rápidas, pero tiene que entender que no trabaja solo y que no tiene todas las respuestas. Debe controlar el ego y no pretender siempre tener la razón. Reconoce cuando se equivoca y las correcciones las recibe como un aporte. El líder debe también sacar lo mejor de los demás, conocer a su equipo y las habilidades de cada uno. ¿Quién sabe más de esto? Y ¿quién puede tomar el control? Como líder debes confiar en tu equipo.

  • Autocontrol

Un buen líder nunca pierde el control, muestra seguridad cuando debe enfrentar retos, mantiene la calma, escucha, se comunica y busca la solución al problema. Realiza técnicas grupales a fin de identificar diferentes alternativas para poder resolverlo. Es flexible ante cualquier situación que se presenta con su equipo, usa un lenguaje apropiado aun cuando tenga que hacer una crítica.

  • Potenciar nuestras habilidades sociales

Un líder debe relacionarse y negociar para lograr la mejor manera de cubrir las necesidades de cada uno, abrirse a las ideas de los demás y tomar la iniciativa. Pero lo más importante que debe tener siempre presente es reconocer los logros y aciertos de su gente en el momento preciso y no dejarlo para después.

Casos de éxito

Algunas de las empresas que han puesto en práctica la inteligencia emocional son Zappos, Genentech, American Express y MetLife ​

  • Zappos.

Una Empresa de ventas de calzado por internet con mucho éxito. Su fórmula es generar felicidad.

  • American Express.

Lleva un programa de autopercepción o concienciación emocional que aumentó los ingresos de la empresa.

  • MetLife.

Es conocida por emplear el optimismo para aumentar las ventas por empleado.

  • Genentech.

Todd Pearce introdujo un programa para crear habilidades laborales en los empleados y, después de algunos años, su departamento es el segundo mejor departamento de TI para trabajar.

Un líder día a día tiene que enfrentar diversas situaciones y, en ocasiones, debe tomar decisiones difíciles que pueden afectar a otros. Lo fundamental es tener presente que del otro lado hay un ser humano y que debe tener empatía.

También te podría interesar:

22 febrero, 2022

Conflictos de interés reales y potenciales, ¿Cómo reconocerlos?

conflictos de interés reales y potenciales

Los conflictos de interés se presentan en situaciones en las que un individuo debe tomar una decisión importante frente a un programa o proyecto (por lo general de tipo económico), pero su juicio está mediado por algunos intereses secundarios, los cuales lo privan de aplicar criterios objetivos en la evaluación y la resolución de dicho proyecto o programa. Para ello, se sugiere adoptar medidas para erradicar la corrupción laboral.

¿Cómo los conflictos pueden afectar la estabilidad de tu empresa?

Otra forma de entender el conflicto de intereses es cuando los objetivos de una empresa se contradicen con las intenciones o propósitos personales de los miembros de la organización. De este modo, actúan en contravía de la ética y cumplimiento de las normas, y guían su acción bajo parámetros externos y ajenos al bienestar de la empresa. Estas son algunas de sus características y consecuencias:

  • Abuso de poder. Es común ver casos en los que los dueños o accionistas de una empresa persiguen una remuneración que favorezca su inversión inicial a toda costa. En vista de eso, se toman atribuciones financieras que no les corresponde y, por lo tanto, abusan del cargo que ocupan y alteran el funcionamiento interno.
  • Desinterés en la empresa. A medida que los accionistas o colaboradores obtienen usufructo de las ganancias de la empresa, en ocasiones se despojan de la responsabilidad y, en consecuencia, pierden el interés por la estabilidad de la empresa en la que trabajan y por su bienestar.
  • Deslealtad. Este es el caso donde se producen los mayores riesgos de corrupción. En vista de los intereses personales o de un tercero, el implicado pierde absoluto criterio sobre los asuntos financieros de la empresa, lo cual va en detrimento de la producción y de la expectativa laboral. A la larga, la deslealtad se traduce en desvío de fondos, malversación de dineros y problemas jurídicos.

¿Cómo combatir la corrupción?

Ahora bien, es fundamental que entiendas la importancia de la integridad laboral en tu empresa. De ello depende el éxito de tu compañía, la confianza de los inversores y la productividad del equipo de trabajo. De ahí que sea tan importante tratar de establecer criterios dentro de la ética empresarial y gestar estrategias que ayuden a identificar casos de conflictos de interés, a fin de prevenir futuros daños.

  • Afianzar un modelo de control para el ingreso de personal nuevo. Esto te permitirá crear un manual para comprometerte, en compañía del recién ingresado, a no ir en contravía de los intereses de la empresa y, por tanto, no afectar sus funciones.
  • En caso de que alguno de los empleados presente una actividad financiera ajena a la compañía y se detecte conflicto de intereses, es preciso reportarlo en un comité de ética para comentar y evaluar su caso.
  • Solo para prevenir que algo de esto pueda ocurrir, parece coherente diseñar una política dentro de la empresa que ayude a prevenir el riesgo de conflicto de intereses. Una vez la política sea explícita, crear un filtro administrativo que valore la situación y las sanciones en cada caso.
  • Cómo combatir la corrupción es tarea difícil por la cantidad de casos que se presentan a diario. Sin embargo, es importante hacer campañas en las que integres cada uno de los anteriores consejos, a fin de que, periódicamente, la empresa se vea protegida y respaldada por un equipo de trabajo sólido y confiable.

En conclusión, es muy alto el riesgo de una organización cuando se presenta un fenómeno de este tipo. Por eso siempre es recomendable asesorarse al momento de establecer los objetivos de una empresa, así como cuidar los proyectos comunes dentro y a favor de dicha organización.

También te puede interesar: Beneficios de las encuestas organizacionales a la medida en las empresas

También te podría interesar:

11 febrero, 2022

Tips para disminuir la procrastinación empresarial

procrastinación empresarial

La procrastinación empresarial puede pasar de ser un mal hábito a convertirse en una verdadera epidemia que haga tambalear el rendimiento de tu organización. Sin embargo, existe una serie de estrategias para erradicar esta mala práctica y recuperar la voluntad de tus empleados por el trabajo eficiente.

Entender la procrastinación

Al momento de hacer una valoración de competencias del personal es importante tomar en cuenta la disponibilidad para efectuar un trabajo de calidad y, sobre todo, a tiempo. En estos casos, la procrastinación juega un papel nocivo en el desempeño.

Procrastinar es sinónimo de postergar, retrasar, desde las actividades más sencillas hasta las más complejas, incluso dando paso a llevar a cabo otras con poca importancia.

Si hablamos de procrastinación nos referimos a un modo de vida tóxico que puede ser ocasionado por diversos factores, como inseguridades, ansiedad, conflictos y falta de motivación.

La procrastinación institucionalizada

Si la procrastinación por parte de los empleados es perjudicial, imagina cuando esta viene directamente de las cabezas de la empresa.

Cuando la procrastinación viene de “arriba” es primordial buscar asesoría y promover la gestion del conocimiento. De esta manera, se comienza con un proceso de erradicación de esta conducta hasta introducirla como parte del cambio organizado en la empresa.

Claves para disminuir la procrastinación en la empresa

Si tu organización está batallando con el fenómeno de la procrastinación dentro de sus filas, se hace prioritario poner en marcha algunas acciones para transformar a tu personal en equipos de alto desempeño. Algunas de estas son:

Rectifica y evita señalar a culpables: Propicia la sana comunicacion interna, ayuda a los demás a expresar lo que sienten y, sobre todo, a que ellos mismos propongan formas de mejorar el trabajo en equipo.

Planifica las metas con tiempos delimitados: Enfoca la energía de tu equipo en las metas a corto y mediano plazo. Al ver los resultados, la confianza en ellos mismos aumentará, ya que estarán conscientes de que alcanzaron un peldaño más en la escalera de los logros.

Divide las tareas: Luego de definir las metas y crear los equipos, define una ruta de actividades para cada persona o equipo, delega las responsabilidades y también las personas que entregarán los resultados.

Al finalizar cada meta, propicia autocrítica para corregir las conductas y buscar oportunidades de mejora.

Promueve la productividad: Evita los conflictos innecesarios, motiva, felicita y recompensa en público. Asimismo, si tienes que llamarle la atención a alguien, mejor hazlo en privado.

Cómo disminuir la procrastinación en el teletrabajo

Con la llegada del teletrabajo, gracias al confinamiento de los últimos años, se hace necesario estimular el trabajo de remoto para que los empleados sientan el mismo calor de la oficina.

Controlar la procrastinación con personal que trabaja desde su propio hogar puede ser una tarea titánica, sin embargo, es posible si aplicas algunas pautas como:

Propicia un lugar específico de trabajo: Hasta ahora no era común que la sala o el dormitorio sirvieran como zona de trabajo, ya que algunos distractores como la televisión interfieran con el trabajo. Es importante invitar al personal a que seleccione un espacio específico, incluso acondicionarlo tal y como si fuese una oficina.

Fija horarios de trabajo: Trabajar desde casa no significa trabajar de más. Crea horarios fijos de trabajo para aprovechar el máximo potencial de cada empleado y evitar el agotamiento y estrés.

Promueve el descanso mental: El distanciamiento y la monotonía hogareña pueden también ocasionar episodios de estrés y ansiedad, para ello es importante promover actividades interactivas como reuniones sociales virtuales, talleres o bootcamps con el fin de estimular la recreación y los ratos de ocio.

De todos estos factores depende que la procrastinación no influya en el desempeño organizacional ni mucho menos en los indicadores financieros. Esperamos que te haya resultado útil.

También te podría interesar:

18 marzo, 2021

Importancia de implementar un test de ética laboral en la nueva normalidad

test de ética organizacional

Desde que el mundo entero se vio afectado por la pandemia provocada por la covid-19, la forma de trabajar de la mayoría de las personas también se vio alterada. Son pocas las personas que actualmente salen de su casa para tomar el autobús o conducir hasta su oficina o lugar de trabajo.

Una gran mayoría de ellas realiza lo que es conocido como teletrabajo, o trabajo remoto o a la distancia, justamente porque se puede realizar desde un lugar lejano a la oficina, generalmente el propio domicilio de la persona, y que aparentemente no requiere más que una conexión a Internet estable, una cierta autosuficiencia para desempeñar las tareas y la capacidad para tomar decisiones en forma rápida, casi siempre sin la posibilidad de consultar a alguien más como en un lugar de trabajo tradicional. ¿Pero son realmente los únicos requisitos para la nueva normalidad?

 

¿Dónde queda la ética laboral?

Y, sobre todo, ¿cómo medir esta ética en lo que ahora se ha convertido la nueva forma de trabajar?

La ética laboral siempre se ha considerado importante, por algo existe en las empresas un código de conducta laboral, que todo trabajador debe conocer, entender completamente y, lo más importante, comprometerse a cumplir.

Resulta más fácil en un lugar de trabajo tradicional medir si el trabajador cumple o no con el código laboral, pero ¿qué sucede con la ética laboral ahora, cuando el trabajador se encuentra desarrollando su trabajo en su hogar? Nadie lo observa, resulta por lo tanto fácil faltar a la ética.

Es por ello entonces que se ha vuelto de importancia fundamental diseñar un test o prueba de ética laboral que haga posible determinar si el trabajador que se encuentra en su casa está o no siguiendo los principios de la ética laboral. Sin duda que la responsabilidad y el compromiso personal ante este nuevo desafío serán grandes por parte de todos, pero aun así es necesario que sea medido.

¿Qué debería contener o qué debería medir específicamente una prueba de ética laboral?

¿Qué pasará con la ética laboral cuando comience la reapertura empresarial?, teniendo en cuenta la importancia que adquirirán a partir de ese momento los factores de riesgo, la colaboración conjunta, la voluntad y el sentido de responsabilidad social.

Lo primordial es y será el aseguramiento del cuidado de la salud. ¿Cómo podría medir una prueba eficiente de ética laboral que todas las personas involucradas, ya sea en sus casas o fuera de ellas, cumplan con las medidas de seguridad necesarias?

Ya sea para las personas que continuarán con la modalidad de teletrabajo o se reincorporará a su lugar de trabajo, el compromiso para cuidarse a sí mismas y a las demás será de vital importancia en la nueva normalidad.

Por lo tanto, de la misma importancia será la creación de un instrumento de medición que permita evaluar el comportamiento responsable de todos los colaboradores frente los protocolos de seguridad impuestos por este nuevo desafío, considerando, además del riesgo de contagio, la salud emocional de todos y los procedimientos necesarios que permitan una comunicación efectiva a través de los diferentes canales disponibles.

Por lo tanto, el llamado es para todas las empresas y organizaciones para demostrar una verdadera actitud ética consciente al velar por el cumplimiento de los protocolos de seguridad y cuidado de la salud a través de un sistema de medición claro y eficiente que permita evaluar la ética laboral.

 

Importancia de implementar un test de ética laboral en la nueva normalidad

En medio de la nueva normalidad o nueva forma de trabajar, consecuencia de la emergencia sanitaria global, surge la imperiosa necesidad de poner en marcha una forma de medir el comportamiento ético laboral en todos los entornos de trabajo.

También te va a interesar: ¿Por qué es importante aplicar pruebas de ética laboral en tu empresa?

También te podría interesar: