Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Otros países
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Clima organizacional: ¿Laboras en un ambiente adecuado o nocivo?

Seguramente, has oído aquello de «un trabajador contento es un trabajador productivo». Bueno, para tener trabajadores contentos, debemos ofrecer un clima organizacional saludable como un atractivo adicional al momento de seleccionar personal y como base para retener al talento humano.

Cómo es un ambiente laboral idóneo

Desde Amitai te desvelamos que para que un ambiente laboral resulte saludable debe cumplir con los requisitos que aquí te detallamos:

  • Facilitar la interacción entre los empleados y con los superiores. Es decir, la comunicación tiene que fluir vertical y horizontalmente. Así, todos conocen las metas de la empresa y pueden aportar su talento para la solución de algún problema, aunque no sea dentro de su área inmediata de trabajo.
  • Debe haber metas claras y alcanzables. Así se evita angustiar a los colaboradores con objetivos imposibles. De igual modo, se promueve que cada trabajador asuma la responsabilidad que le corresponde.
  • Reconocer los méritos y aportaciones de los trabajadores; no necesariamente con estímulos económicos. El reconocimiento puede darse también mediante la rotación del personal para generar un mayor dinamismo y favorecer el crecimiento profesional.
  • Fomentar el trabajo en equipo, sobre todo para equilibrar las cargas de trabajo. Incluye la formación de equipos interdisciplinarios que aporten ideas desde diversos puntos de vista.
  • Contar con un código ético, así como con políticas de cero tolerancia al acoso y el abuso. Esto brinda una sensación de seguridad. También es importante poseer mecanismos de denuncia adecuados, permanentes y al alcance de todos.
  • Tener instalaciones adecuadas, lo que puede incluir un espacio para comer y mantenimiento de sistemas indispensables como luz y agua. También debe contar con el equipo y material necesario para que los trabajadores desempeñen sus labores.
  • Generar un sentido de pertenencia, promover que los empleados «se pongan la camiseta» y se motiven para alcanzar los objetivos comunes. La identidad empresarial y el orgullo de formar parte de un equipo son el reflejo de un ambiente laboral sano.

También te va a interesar: Clima organizacional: 5 tips para transformar actitudes negativas

Cuáles son las características de un ambiente laboral nocivo

Como sospechas, en un ambiente laboral nocivo se dan prácticas que pueden derivar en la falta de productividad, la apatía e, incluso, la salida de recursos humanos talentosos en los que la empresa ya ha invertido. Por ejemplo:

  • Se mantiene una relación vertical, basada en la jerarquía, sin que se permita el intercambio de opiniones o información entre áreas. Aquí, la información es limitada y poco clara para los miembros que se encuentran en los estratos más alejados de los líderes, de modo que no saben si su trabajo es útil.
  • Se desconocen las metas, visión y misión de la empresa, lo que hace que los colaboradores se limiten a hacer el trabajo que se les asigna. Y siempre dentro de un espacio limitado de responsabilidad, negándose a dar ese extra necesario para la innovación y el crecimiento, tanto a nivel personal como de la empresa.
  • Se percibe inseguridad, tanto laboral como física o psicológica. No se investigan o sancionan las prácticas abusivas y se desalienta la denuncia.
  • No promueve la retroalimentación del trabajo realizado, de modo que la plantilla desconoce si su trabajo estuvo bien o mal, con lo que no puede mejorarlo.
  • Existe desigualdad en la distribución de las cargas de trabajo. Se favorece a una persona en particular y esto puede afectar a otra.
  • No hay equidad en cuanto a sueldos y beneficios para colaboradores que realizan un trabajo similar, incluyendo las desigualdades por cuestión de sexo.

Al garantizar un clima organizacional sano, obtienes importantes ventajas económicas y sociales. Un entorno así fomenta la efectividad y la productividad, mejora la imagen de las empresas, ayuda a evitar conflictos, crea trabajadores motivados y brinda seguridad laboral.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Formas para estimular la denuncia anónima para generar seguridad

Como trabajadores pasamos mucho de nuestro tiempo en la oficina, relacionándonos con nuestros compañeros de trabajo. Muchas veces, tal cercanía puede dar lugar a relaciones sólidas y profesionales. Desgraciadamente, también es posible que las relaciones se vuelvan dañinas a tal grado que alguien está tratando de una manera poco idónea a uno de nuestros colegas. Ante esto, lo mejor que podemos hacer es presentar una denuncia anónima.

También te va a interesar: Denuncia anónima, los principales temores de realizarla y sus beneficios

¿Por qué necesitamos presentar una denuncia anónima?

  • Crear un ambiente laboral más seguro y empático, donde todos los integrantes sintamos que nuestros derechos individuales son respetados y que trabajamos con personas que, al igual que nosotros, son dignas de confianza y aprecio.
  • Resolver conflictos internos en el trabajo que directa o indirectamente estén afectando la calidad y desempeño productivo de los miembros de la organización. El objetivo es eliminar todo factor que afecte nuestro desempeño laboral en la empresa.
  • Para reducir los niveles de estrés, ansiedad y presión que un ambiente viciado por conductas poco éticas pueden generar.

¿De qué forma se puede estimular a los trabajadores para que realicen una denuncia?

  • Garantizar el anonimato del denunciante. En la empresa debe existir la seguridad de que no va a ver represalias por atreverse a informar sobre las cosas que están presenciando que les parecen están fuera de lugar para un centro de trabajo. Informar que, en todo momento, la identidad de quien denuncie permanecerá bajo anonimato.
  • Hacer conciencia en los denunciantes que una situación que atente contra su propia integridad o la de un prójimo, ya sea en forma de discriminación, acoso, aislamiento, sobrecarga de trabajo, insultos o difamación, no debe de permanecer impune ni debe de ser tolerada mediante el silencio.
  • Brindar seguridad sobre la permanencia en su puesto de trabajo para el denunciante.
  • Celebrar cursos de capacitación y talleres sobre los derechos de los trabajadores protegidos por la Constitución y la Organización de las Naciones Unidas, además de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
  • Explicar por medio de publicidad constante en los centros de trabajo que efectuar una denuncia anónima contra un acto injusto, es una manera para hacer valer los derechos humanos laborales con los que toda persona cuenta.
  • Capacitar a los trabajadores sobre cómo se pueden efectuar las denuncias anónimas, ya sea por vía telefónica o correo electrónico, y sobre cuál es el procedimiento a seguir después de realizar la denuncia.
  • Mantener un buzón de quejas y sugerencias para que cada persona pueda presentar sus inquietudes ante la administración.

¿Cómo evitar los problemas entre trabajadores?

  • Incentivar a los miembros del equipo de trabajo a conocerse entre ellos y forjar relaciones de compañerismo. Si bien no todas las personas pueden ser amigos los unos de los otros, sí pueden ser compañeros que se apoyen para lograr un objetivo en común. Podemos motivar la creación de un buen ambiente de trabajo que ayude a la planta laboral a desarrollar todo su potencial.
  • Realizar eventos sociales por cumpleaños o días festivos nacionales que fomenten la comunicación entre iguales de una manera sana y divertida.
  • Recalcar en las capacitaciones laborales que toda persona, sin importar su edad, sexo, género, preferencia sexual, ideología religiosa o política, su aspecto físico o su condición económica es igual ante la ley.

El objetivo final de las denuncias es, como dijo el representante de la Organización Internacional del Trabajo, Thomas Wissing, que “nuestro lugar de trabajo y el empleo sean una ambición y una realidad” (ONU, 2017).

Tener la seguridad que nuestros derechos humanos son observados y respetados dentro de la empresa es una manera de incentivar a la superación profesional. Ejercer una denuncia es salvaguardar la integridad de nuestros aliados y de nosotros.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Principios educacionales de la ética y cumplimiento que necesitas conocer

El ser humano es tan complejo que suele presentar conflictos morales cuando cambia de un círculo social a otro. Si tienes una empresa y deseas que cada uno de tus empleados se comprometa a dar lo mejor de sí debes conocer los principios de la ética y su cumplimiento.

Cada segmento de la empresa debe conocer su papel en el desarrollo de los objetivos colectivos. Al desarrollar el sentido de responsabilidad con dicho papel en apego a la moral se incrementan las posibilidades de éxito y se disminuye el riesgo de perder credibilidad por prácticas deshonestas.

También te va a interesar: ¿Qué es la ética laboral y cómo influye en el desarrollo de tu empresa?

Elementos básicos para el cumplimiento conforme a los principios éticos

Harás bien en incorporar en tu organización un programa educativo que contemple varias sesiones en las que se impartan los siguientes puntos:

1. Responsabilidad individual y grupal. Es normal que las empresas cuenten con un organigrama y quizás hasta con un manual de políticas internas, pero no se le da el enfoque adecuado al desarrollo del sentido de responsabilidad.

Los directivos de la empresa deben involucrarse a fin de crear sistemas de recompensas para aquellos trabajadores que demuestren lealtad hacia el cumplimiento de sus deberes. Incluir a la familia del colaborador al momento de premiar suele ser una medida ideal que potencializa la satisfacción, toma en cuenta esta recomendación.

2. Honestidad. Los analistas comerciales incluyen las debilidades internas dentro de sus investigaciones debido a que el mayor enemigo de una empresa puede estar dentro de sí misma. La fuga de información, los sobornos, el desvío de recursos, el encubrimiento con dolo de los errores de compañeros y otros aspectos adicionales cuyo origen es interno pueden afectar a la organización.

Si tratas de vigilar a tus empleados todo el tiempo, te sentirás frustrado y ellos sentirán mayor presión e incomodidad; conviértelos en tus colaboradores de vigilancia. En tu entidad debes incorporar sistemas para la detección e informe oportuno de irregularidades relacionadas con la ética.

 

3. Respeto. Cuando los miembros de tu organización saben cuál es su papel respecto a los demás y reconocen la importancia que cada individuo tiene, pueden mostrar la consideración debida sin incurrir en humillaciones. Los compañeros de trabajo, los clientes, los proveedores y toda persona relacionada con la organización merece ser tratada con dignidad.

Si tus trabajadores aplican este principio, se podrán prevenir actos que lesionen derechos humanos como suele suceder con el acoso sexual o el bullying laboral.

4. Profesionalismo. El conocimiento jamás tiene límites, lo mismo ocurre con la impresión de tus empleados. Inculca en tu planta laboral la necesidad de continuar su preparación académica y profesional. Concede facilidades para que puedan obtener nuevos conocimientos que al final repercutirán favorablemente en el desempeño laboral.

Es digno de señalar que, al promover el profesionalismo dentro de tu empresa, verás que el trato que se brinda a tus clientes será óptimo. La vestimenta tiene un porcentaje significativo en la impresión que terceros se formulen sobre tus colaboradores.

5. La resiliencia. Jamás olvides que tus trabajadores son seres humanos con preocupaciones particulares, con dolores y traumas que se implantaron en el pasado. Un excelente programa de formación ética no debe pasar por alto este hecho. Motiva a tu equipo para que supere sus adversidades. Si impulsas a tus colaboradores a superar sus problemas, puedes eliminar los obstáculos que les impidan dar lo mejor de sí a tu empresa.

Puedes obtener resultados increíbles cuando apliques sistemas de capacitación sobre ética en tu organización. Investiga sobre corporaciones especializadas en la creación de dichos mecanismos y adapta la formación a las necesidades de tu empresa.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Conoce los 6 puntos pilares para medir las encuestas de clima laboral

Un buen ambiente de trabajo es un factor determinante para que quienes colaboran en tu empresa desarrollen todo su potencial impulsando hacia adelante el alcance de los objetivos de la organización. Medir el clima laboral que se respira en nuestra organización proporciona poderosos elementos para saber en qué punto nos encontramos y qué acciones son necesarias.

¿Qué miden las encuestas de clima laboral?

La forma más eficiente de conocer el ambiente que priva en nuestra empresa es mediante una encuesta de clima laboral. Las evaluaciones de clima laboral ofrecen valiosa información sobre ciertos aspectos fundamentales de las personas en relación con la empresa, orientada a mejorar sus resultados. Pero ¿qué miden?

1 Liderazgo

Los líderes son las personas capaces de llevar a tu organización a cumplir sus objetivos. Es importante que la figura del jefe y la del líder se encuentren en una misma persona. De este modo, no habrá conflicto entre la autoridad formal y la autoridad moral del grupo. Un buen grupo sin un buen líder desperdicia no solo potencial sino también recursos y, por ello, las empresas deben asegurar el acenso de líderes verdaderos.

2 Desarrollo

Un colaborador que percibe una posibilidad de desarrollarse dentro de tu empresa estará siempre más motivado a ofrecer su mejor esfuerzo. El estancamiento es una de las mayores frustraciones de los trabajadores que inciden negativamente en el clima laboral.

3 Sentido de pertenencia

La empresa que no consiga infundir en sus trabajadores la idea de formar parte de algo más grande que ellos mismos y donde su participación es importante está condenada a la infinita rotación de personal. El cambio constante de los integrantes de un equipo impide su cohesión y desarrollo, y limita drásticamente sus buenos resultados.

4 Reconocimiento

En todos los ámbitos de la vida, las personas esperan ser reconocidas por sus esfuerzos, por eso las empresas deben asegurarse de valorar adecuadamente a sus trabajadores. Un colaborador minusvalorado es un trabajador frustrado e inconforme que difícilmente se comprometerá de nuevo con tu empresa.

5 Trabajo en equipo

Las relaciones laborales son básicamente interdependientes y un ambiente colaborativo es indispensable para que se cumplan los objetivos de la empresa. Las personas incapaces de trabajar armoniosamente con sus compañeros en la persecución de un fin, ralentizan el ritmo de los logros descomponiendo el ambiente de trabajo para todo tu grupo de trabajo.

También te va a interesar: ¿Cómo evaluar el resultado de los cursos de ética organizacional?

6 Comunicación

En un equipo de trabajo es indispensable que todos sus miembros tengan la capacidad suficiente para presentar coherentemente sus ideas en forma verbal o escrita y asimilar las de los demás. Una comunicación deficiente es un camino seguro a cometer costosos errores que pueden provocar enormes daños.

La única manera que tienen las empresas para lograr sus objetivos es a través del buen desempeño de sus trabajadores. Gracias a su esfuerzo constante, a su creatividad y a su entusiasmo resuelven con éxito los constantes retos a los que se enfrentan como equipo y como individuos. Tales virtudes solo pueden aflorar si se convive en un espacio afable, pero al mismo tiempo estimulante que promueva la aportación de lo mejor de cada persona.

En ausencia de un adecuado clima organizacional, los colaboradores se retraen sin explotar todo su potencial, limitándose en lo personal y, en consecuencia, también hacen sufrir al colectivo. En semejante ambiente, es más probable que la empresa se estanque o se colapse antes de que prospere.

Es así de trascendente la necesidad de conocer el clima laboral que priva en tu organización y, por fortuna, existen los especialistas para guiarte a través de este importante tema empresarial.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Clima Organizacional: 5 tips para transformar actitudes negativas

El clima organizacional define ampliamente el éxito o declive de una organización; y es que, hasta las empresas con el mejor producto o servicio del mercado, si no tienen un ambiente laboral que satisfaga a sus empleados, comienzan a perder espíritu y decaer.

Por eso, hoy te decimos cómo motivar a tus colaboradores y así lograr un ambiente de trabajo óptimo que garantice sus derechos, pero también tu éxito empresarial.

Los tips que cambiarán una actitud negativa en positiva

Cambiar de chip, como comúnmente se dice, no es fácil a nivel personal, menos aún si se trata de una entidad colectiva como lo es el equipo de trabajo. Por eso hay especialistas que te ayudarán.

Sin embargo, como empresario o directivo, es parte fundamental de tu quehacer lograr un equipo satisfecho con su propio trabajo, con el de sus compañeros, y con lo que recibe de tu empresa. Así que atiende los siguientes puntos:

  1. Escucha a los quejumbrosos. Tener empleados que se quejan no necesariamente equivale a tener manzanas podridas en el canasto. De hecho, la mayoría son personas que se interesan por su trabajo y se quejan porque consideran que todo podría mejorar. Si los vuelves tus aliados y sabes convertir sus protestas en estrategias de cambio organizacional, lograrás obtener mejores resultados que volviéndolos tus enemigos.
  2. Establece metas ambiciosas pero realizables. A veces, una empresa puede estar tirando bien, pero los empleados no se sienten a gusto por la rutina. Ante tal situación, es importante establecer nuevos estándares de calidad. Para ello, tendrás que fijar nuevas metas que, sin embargo, sean posibles. Por un lado, los estarás retando a dar más de sí, y por otro generarás una gran satisfacción y unidad cuando vean que pudieron lograrlo.
  3. No solo te bases en la producción. El objetivo de una empresa es, a fin de cuentas, su producción, pero para lograr tus objetivos no solo tienes que basarte en nuevos métodos o técnicas. A veces es conveniente entrar por una vía alterna. Si estimulas puntos clave de la relación entre empleados, obtendrás un equipo más productivo. Establece beneficios en temas como la puntualidad o la amabilidad y el instinto de competencia se activará entre tus colaboradores, dejando de lado cualquier incomodidad.
  4. Ofrece alternativas. Cuando notes una actitud negativa no partas de la idea de que es un mal trabajador, pues incluso el mejor de los empleados puede caer en un mal momento. Hay muchas cuestiones personales en juego y no todo se trata de lo que ocurre en tu propia empresa. Sin embargo, esto sí afecta el entorno laboral. Por eso, ofrece alternativas. Quizá bastará con cambiar su horario unos días, su área, la hora del almuerzo, el día de descanso, incluso adelantar unas vacaciones. Tienes que ser abierto sin descuidar tus propias necesidades.
  5. Mejora físicamente el espacio o los servicios. A la manera en que un cambio de look cambia la actitud personal, un cambio en la oficina o nave industrial cambiará el ambiente laboral. ¿Qué tal si instalas una cafetera, actualizas el equipo u ofreces actividades en otro espacio? Tus colaboradores se sentirán parte de tu organización como de una familia, verán en ella un cambio que inspira y lo seguirán.

Como ves, cambiar mínimamente aspectos operativos en tu postura como directivo o en el espacio físico, estimula un cambio en la actitud de todos los que comparten el entorno. Con ello, la productividad alcanza mejores niveles y tu empresa no solo será un lugar de trabajo, sino en un lugar donde querer estar siempre.

También te va a interesar: Clima laboral – Clima organizacional y su incidencia en la productividad empresarial.

 

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Denuncia anónima: Los principales temores de realizarla y sus beneficios

La denuncia anónima laboral no solo es una herramienta empresarial para que el buen desarrollo de las actividades productivas se logre sin mediar problemas o trámites para los denunciantes, sino que se trata de un derecho laboral.

Hay instituciones como la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en México o Inspección de Trabajo y Seguridad Social en España que respaldan a los trabajadores y brindan ayuda para este proceso.

¿Qué nos detiene entonces?

Son múltiples los motivos que pueden desmotivarnos al intentar señalar casos de ilegalidad en el trabajo. A continuación, los enlistamos con el fin de reconocerlos y comenzar a crear planes de acción eficaces para eliminarlos.

  1. Que se pierda el anonimato. Si tu empresa no garantiza a sus colaboradores la privacidad que se merecen, entonces la confianza en este proceso será nula. Por ello, es vital que existan planes de respuesta claros y que los procedimientos sean accesibles para todos, de tal forma que haya confianza en la denuncia tanto como en la protección de quien la hará.
  2. Represalias. El anonimato adquiere un mayor peso si la plantilla es grande, pero en las empresas con poco personal es más difícil mantenerlo. Sin embargo, sea cual sea el caso, es preciso que las personas a cargo de seguir las denuncias tengan una ética intachable. De lo contrario, la más mínima indiscreción puede visibilizar al denunciante y acarrearle problemas serios que incluso pongan en riesgo su vida.
  3. Que no se resuelva nada. De nada te servirá tener procesos muy claros y protocolos muy accesibles ni mantener el anonimato si al final la denuncia no tiene resultado alguno. Es importante que los procedimientos se lleven hasta su última consecuencia.
  4. Perder el empleo. Uno de los temores más comunes es que el denunciante pueda perder su empleo. Puedes pensar que el anonimato debería ser suficiente para no tener este miedo; sin embargo, la desconfianza en dicho recurso es el problema.
  5. Que el culpable sea un jefe. El proceso tiene que ser, además de claro, democrático. No debe haber preferencias y todas las denuncias necesitan tomarse con seriedad y con la misma rigurosidad sin importar que el denunciado tenga un puesto alto, sea jefe o directivo. El sistema debe ser limpio y aplicar por igual para todos.
  6. Que te dejen solo. La acusación anónima es un primer paso para atrapar a un delincuente, pero, si las evidencias llevan a un proceso legal, quizá sea momento de dar la cara según el caso. Ante esta situación, la empresa debe respaldar a sus trabajadores en todo momento.

Beneficios de hacer valer este derecho

Los puntos a controlar abiertamente son tres:

  • Procesos de denuncia claros y accesibles para todos.
  • Personas encargadas con una ética incorruptible.
  • Denuncias con resultados transparentes y donde siempre se respeten los protocolos.

Con estas tres características, la denuncia de forma anónima acarreará grandes beneficios a tu empresa, por ejemplo:

  • Mayor confianza por parte de tus empleados.
  • Una imagen empresarial de responsabilidad social y laboral.
  • El retiro de personas indeseables de tu equipo de trabajo.
  • La prevención de delitos.
  • Optimización de tus recursos, no solo humanos al descartar a los delincuentes, sino también de inversión en el proceso mismo de denuncia.
  • Fidelidad de clientes y empleados.
  • Un entorno más justo.

Como ves, llevar a cabo una metodología profesional para facilitar este tipo de denuncia es fundamental para crear un entorno laboral agradable y, sobre todo, sano. Recuerda que una empresa sana es exitosa. Fomentar un proceso anónimo, con seguridad pero efectivo, es clave para que tu compañía también lo sea.

También te va a interesar: ¿Cómo eliminar el miedo sobre la denuncia anónima en el ámbito laboral?

 

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Las 10 competencias laborales mejor calificadas por las empresas

Existen muchos campos de evaluación a la hora de optar a una vacante. Puede incluir desde la vestimenta al llegar a la entrevista hasta el nerviosismo con que respondas. Sin embargo, hay habilidades laborales imposibles de sortear para que una empresa te contrate, pero ¿cuáles son?

 

También te va a interesar: ¿Sabes interpretar las habilidades laborales de tus empleados acorde a su área de especialidad?

 

10 competencias laborales que no te pueden faltar

 

1.- Trabajo en equipo. El mundo actual requiere de una comunicación horizontal tal que puedas responder de forma pragmática. Para ello es vital el trabajo en equipo, pues hoy en día muchas actividades se realizan en grupos con especialistas de diversas áreas para conseguir productos mejor enfocados.

 

2.- Uso de tecnologías. El uso de las nuevas tecnologías es vital, más aún si se trata de trabajos relacionados con ellas. Sin embargo, los puestos más alejados de este ámbito, exigen que el usuario promedio tenga habilidad en el uso de computadoras, redes sociales y smartphones.

 

3.- Proactividad. El mundo tan sobrepoblado de hoy implica que muchas personas cumplan con el perfil profesional para un mismo puesto. Entonces, ¿qué te diferencia de otros? Ese plus es tu proactividad. Que no esperes a que te digan qué hacer, que des más de lo esperado e incluso que propongas nuevos métodos.

 

4.- Trabajo bajo presión. Más que nunca la presión es parte fundamental de la vida. Sin embargo, vivir bajo presión no significa que sepas trabajar así. A esta cualidad debes sumar el hecho de operar por metas, bajo horarios u objetivos inesperados, con organización y, por supuesto, con control de tus emociones.

 

5.- Capacidad de resolver conflictos. Si se presenta una situación ante la cual no existen protocolos concretos sobre cómo actuar o si hay conflictos entre subordinados con clientes, incluso entre tú y algún compañero, es importante que cuentes con esta habilidad. Saber resolver problemas sin necesidad de ayuda significa una gran ventaja para las empresas.

 

10 competencias laborales que no te pueden faltar

 

6.- Toma de decisiones. Va relacionada con la anterior, pero no se trata de responder únicamente a conflictos, sino a situaciones cotidianas. Es vital que tengas la capacidad de actuar en cada caso, sobre todo si es tu área de responsabilidad pues podrías causar grandes atrasos si dependes de una solución de tus jefes o si detienes el proceso productivo por no saber responder.

 

7.- Creatividad. No es lo mismo saber responder a las necesidades de tus clientes o tus jefes que hacerlo de forma novedosa. Muchas veces el proceso establecido es poco efectivo, pero tanto unos como otros lo aceptan porque «no hay de otra». Si tienes creatividad deslumbrarás con resoluciones originales.

 

8.- Orientación a resultados. Es bueno que tengas creatividad para sortear las situaciones diarias, pero también es muy importante que tengas bien clara su finalidad. De nada servirá un derroche de energía proactiva o de creación de métodos ingeniosos si no te acercan a los objetivos de la empresa.

 

9.- Comunicación efectiva. Escuchar a los demás y poder comunicar ideas claramente beneficiará a tu empresa como líder, pero también como subordinado, pues será más fácil compartir las necesidades de tu área de trabajo a tus jefes inmediatos. El personal más expresivo es también más productivo, seguro de sí y eficaz.

 

10.- Adaptación al cambio. Siempre va a haber novedades que superen lo esperado. Y es que las empresas son tan cambiantes como lo pueden ser las necesidades del mercado. Por eso, es necesario que sepas adaptarte y que esto no haga a tu empleo algo conflictivo o incómodo para ti ni para tu relación con los demás.

 

Estas son las 10 habilidades que debes poseer para lograr quedarte con el trabajo que buscas. Si una empresa las ve en ti, seguro te contratará. ¿Te falta alguna? Desarróllala.

 

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

¿Cómo lograr mantener el cumplimiento normativo como filosofía dentro de la empresa?

La ética organizacional siempre es un tema de gran importancia para quienes buscan mantener un comportamiento regulado y a su vez la implementación del mismo con la filosofía empresarial.

 

Identidad empresarial

 

A la filosofía empresarial la podemos definir como lo que identifica a una organización, nos expresa lo que es y lo que quiere lograr. Para desarrollarla se requieren la misión, visión y valores.

 

  • La misión es el propósito de la empresa, qué es lo que pretende cumplir, hacer y para quién.
  •  La visión es el rumbo de la empresa a largo plazo, las decisiones de la empresa deben ir orientadas a la visión para obtener el crecimiento y la evolución esperados.
  • Los valores son los principios y creencias en los que se fundamenta la organización y lo que nos sirve como punto de referencia para nuestro desempeño y el trato al cliente.

 

Estos puntos son los principios básicos para que las empresas tengan un desempeño óptimo en sus prácticas comerciales y que no se pierdan en el camino. Cada área de la organización debe conocerlos y llevarlos a cabo para garantizar la calidad del trabajo realizado.

 

También te va a interesar: Conoce las 5 características que tiene un empleado ético

 

La filosofía empresarial y las leyes vigentes

 

Para cumplir las normas y leyes vigentes, las empresas llevan a cabo la función de cumplimiento de las normas, también llamado compliance.

Esta función se encarga de monitorear el cumplimiento de las leyes y analizar posibles riesgos de incumplimiento.

Además el compliance busca que los códigos de la empresa sean respetados, diseñando procedimientos a seguir día con día, así como también se deben dar a conocer las sanciones aplicables en caso de acciones delictivas.

No solo es responsabilidad de los miembros de la organización el implementar el cumplimiento a la cultura empresarial, los empleados de la empresa juegan un papel importante, ya que, si los trabajadores no se comprometen, sería imposible llevarla a cabo.

 

La filosofía empresarial y las leyes vigentes

 

Equipo de cumplimiento

 

Una buena manera de asegurarse que la organización cumple con la filosofía empresarial, es creando un departamento de cumplimiento.

Su estructura depende directamente del tamaño de la empresa y el líder del departamento debe ser alguien de confianza, que pueda actuar con autoridad teniendo sus responsabilidades claramente definidas y que siempre mantenga una buena comunicación con la directiva para informar de posibles incumplimientos.

Las 3 funciones principales de este departamento son:

 

  • 1. Prevención. Identificar los riesgos de incumplimiento a la normativa y formando a los directivos y empleados en relación al cumplimiento de las normas.
  • 2. Detección. Encontrar las deficiencias en las normas empresariales y hacer las correcciones pertinentes.
  • 3. Información. Siempre mantener informados a los directivos de las deficiencias, los riesgos y de las medidas de corrección que se vayan a implementar.

 

Además de todos los puntos mencionados, para mantener el cumplimiento normativo en la filosofía empresarial, hay que tomar en cuenta que esto no es propio de empresas grandes. La ética y responsabilidad también deben ser la base de las pequeñas y medianas empresas.

En principio, puede no ser perfecto tu programa de cumplimiento, sin embargo es un gran paso para la prevención que puedes ir «puliendo» conforme adquieras experiencia.

La integración del cumplimiento en tu empresa la hará una organización estable, sólida y sustentable. No solo se trata de estar llenos de papeleo o manuales, sino de regularizar las actividades filosóficas y de prevención en el proceso diario del desempeño de los empleados.

Como ventajas con el compliance obtenemos la protección del patrimonio de muchas personas, se respetan los derechos de los trabajadores y la privacidad. Se fortalecerán los lazos entre las personas de la organización y principalmente se podrán llamar una empresa profesional.

 

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

10 claves para combatir la corrupción dentro de un entorno laboral

México es un país donde la corrupción ha llegado a generalizarse como práctica de uso común. Este mal envuelve diversas acciones, desde el soborno en entornos cotidianos como las escuelas o pasar por alto una infracción automovilística, hasta el nepotismo. Esto ha hecho que tales prácticas se normalicen en entornos laborales, pero ¿cómo combatir la corrupción en tu empresa?

 

También te va a interesar: Implementación de pruebas psicométricas para evitar la incorporación de personal nocivo a tu empresa.

 

10 claves para acabar con la corrupción al interior de tu negocio

 

1. Código de buena conducta integral. Establece códigos que impliquen los términos éticos de actuación comercial y de establecimiento o deslinde de responsabilidades en tu empresa. Incluye un manual para la organización, restricciones y procedimientos claros.

2. Adopta resoluciones objetivas. Al combatir una acción deplorable en el área de trabajo, no te puedes basar en términos morales o subjetivos, como pueden ser los gustos o preferencias por una persona o departamento. El criterio para resolver situaciones de corrupción debe ser objetivo, equitativo y público para todo el personal.

3. Brinda estímulos por buenas prácticas. No se trata de premiar a quienes no delincan, pues es una obligación no solo ética sino social. Más bien, se trata de motivar a quienes se atrevan a denunciar o visibilizar malas prácticas del entorno, así como apoyarlos y protegerlos ante cualquier situación de riesgo. Esto empodera a los empleados y estimula la certidumbre ante la denuncia.

4. Mejora la información y las capacitaciones sobre el tema. Integrar una comunidad bien informada es formar una comunidad inteligente. Recurre a capacitaciones continuas y acceso a la información tanto de penalización legal como interna, así como del proceso mediante el cual señalar casos de corrupción. En poco tiempo verás que el entorno laboral cambia.

5. Auditorías. En cuanto a motivaciones fiscales y económicas en general, no hay nada mejor que aplicar auditorías periódicas y alternarlas con algunas espontáneas. De esta manera, nadie podrá tergiversar información y se visibilizará cualquier acto de corrupción.

 

10 claves para acabar con la corrupción al interior de tu negocio

 

6. Establece mecanismos de vigilancia. Ante la duda, un respaldo. Hay mecanismos de vigilancia tanto con uso de personal, de seguridad informática, hasta de registro. Para esto, puedes conformar equipos y procesos específicos o tercerizar dicha labor, incluso por periodos, principalmente en departamentos como ventas, recursos humanos, contabilidad, establecimiento de contratos con el sector público, áreas de contacto con otras empresas, etcétera.

7. Establece canales de denuncia. Principalmente, facilita la posibilidad de una denuncia anónima sin perjuicio de los denunciantes.

8. Transparencia. Todos los actos de tu empresa, incluyendo tus propias prácticas o las de tu equipo gerencial, deben ser radicalmente transparentes. El ejemplo en el liderazgo conforma equipos de trabajo confiables, no solo en sus actividades laborales, sino con respecto a la información que pueden compartir con sus superiores.

9. Procesos claros de crecimiento laboral. Permite a todo tu personal identificar y reconocer los méritos y las acciones que han llevado a cada cual a tener el puesto que ocupa. De esta manera, evitarás las malinterpretaciones y fomentarás esas buenas prácticas a nivel competitivo. Antonio Casanueva, profesor de Control e Información Directiva del IPADE Business School, señala en un artículo escrito para Forbes sobre la corrupción que el éxito económico y la cantidad de bienes deben ser consecuencia de la virtud.

10. Selección de personal. Por último, no te olvides de desechar oportunamente a candidatos tóxicos. Un proceso de selección con la aplicación de test psicométricos especializados te permitirá filtrar adecuadamente la contratación.

 

Una empresa libre de corrupción es una empresa sana y, como todo organismo que goza de salud, puede desarrollar sus actividades vitales con excelencia. Así que, para que tu empresa sea excelsa, combate rigurosamente la corrupción y no dudes en contar con la ayuda de especialistas.

 

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

El cumplimiento Normativo “Compliance” como filosofía ética.

 

El entorno legal de negocios del siglo veintiuno no es fácil ni sencillo. Existe un creciente volumen de normas que las empresas deben cumplir. Así mismo, muchas compañías entienden que las normas legales no son las únicas ni son suficientes para satisfacer sus expectativas organizacionales.

Hoy en día, el mercado empresarial cuenta con un aliado estratégico, cuya función es garantizar que la compañía y sus empleados cumplan la normativa, vea de qué se trata:

 

¿Qué es Compliance?

 

El compliance es un sistema de información, también conocido como cumplimiento normativo. En otras palabras, es un medio que le provee la información que necesita para evaluar, predecir y administrar el riesgo de manera efectiva, usando la más completa herramienta tecnológica para la ejecución de las normas. De esta forma, podrá proveer una excelente atención tanto a clientes como a proveedores y a empleados.  

 

¿Qué obligaciones deben cumplir las organizaciones?

 

  • 1. Las que están obligadas a cumplir por exigencias de la ley o de los poderes públicos.
  • 2. Las que eligen cumplir voluntariamente, algunas políticas a los que la organización se haya ceñido (su propio código ético). 

 

En la medida en que se incorporan los códigos éticos o de comportamiento, la función de nuestro aliado estratégico pasa de ser solo un elemento que vela por el cumplimiento de la ley, planteándose si las conductas también se adaptan a los valores que asume y hace públicos nuestra empresa.

 

¿Qué beneficios puede obtener al implementar este sistema de información?

 

  • 1. Detención rápida de malas prácticas por parte de líderes y empleados.
  • 2. Diseñar los controles para proteger la empresa de los riesgos identificados.
  • 3. Mejorar la imagen de la organización.
  • 4. Generación de confianza en empleados, proveedores, clientes, y demás socios comerciales.
  • 5. Asesorar a la organización sobre normas y controles. 
  • 6. Hacer formación a los empleados y directivos sobre los riesgos que les competen.
  • 7. Contar con un sistema eficaz que detecte las múltiples obligaciones a que está sometida la compañía.
  • 8. Tener una ventaja competitiva a la hora de licitaciones en proyectos gubernamentales o internacionales.
  • 9. Reducir el riesgo de fraude interno, a través de un mayor control sobre lo que sucede dentro de la empresa.

 

Veamos ahora las tres características con las que debe contar el equipo contratado para ejercer la labor anteriormente mencionada.

 

  • 1. Independencia: A la hora de recoger la información de cada área de la compañía y de implementar los controles.
  • 2. Autoridad: El equipo contratado tendrá las labores de un revisor fiscal, por lo tanto, deberá tener cierto tipo de autoridad que le permita adentrarse tanto en las tareas más básicas como en las más complejas de la empresa.
  • 3. Recursos suficientes: La empresa deberá proveer al equipo de todos los requerimientos que solicite para ejecutar la operación para la que se le ha contratado.

 

En cuanto a la forma de aplicación, debemos tener en cuenta que ésta varía según el enfoque de la empresa. Ejemplo: tamaño, tipo de empresa, estructura organizativa, etc. Con todo, revisemos a continuación, los pasos s a seguir: 

 

También te va a interesar: 5 prácticas para desarrollar una conducta ética

 

Paso 1: Crear un equipo

 

Es importante que usted forme un equipo especifico, este debe estar conformado por expertos en todas las áreas de la empresa, debido a que solo de esta manera es posible cubrir todos los ámbitos de interés. Si se requieren especialistas, se pueden contratar abogados, asesores fiscales, etc. 

 

Paso 2: Análisis

 

Una de las tareas más importantes del equipo es hacer un análisis de la situación, esto con el fin de identificar los riesgos a los que está sometida la empresa. A continuación, algunos de ellos:

 

  • 1. Derecho laboral (protección al empleado).
  • 2. Derecho penal (fraude, evasión fiscal, robo, etc.).
  • 3. Derecho tributario (declaraciones de impuestos).
  • 4. Legislación medioambiental.

 

Paso 3: Formular y comunicar las normas y controles

 

Veamos una forma de estructurar las normas y controles:

 

  • 1. Normas de conducta.
  • 2. Normas concretas (regalos a socios, comportamiento con los empleados, tratamiento a la competencia).
  • 3. Personas a quienes acudir y ruta para denunciar las infracciones.
  • 4. Documentos para las infracciones.
  • 5. Procedimiento a las sanciones (despidos, reducciones de salario, pago de indemnizaciones, etc.).

 

Estas normas o políticas establecidas deben ser comunicadas a toda la empresa, se deben hacer jornadas de sensibilización sobre las nuevas normas y, por ende, la nueva cultura organizacional. No olvidar incluir también a los directivos, socios, proveedores y en general a todos los socios comerciales.

 

Qué es Compliance

 

Paso 4: Implementación de la operación

 

Debe existir un líder de cumplimiento normativo, dentro de sus tareas destacamos las siguientes:

 

  • 1. Implementar y aplicar el sistema normativo.
  • 2. Controlar la calidad de manera permanente.
  • 3. Organizar y ejecutar talleres de formación.
  • 4. Seguir las actualizaciones legales y jurídicas.
  • 5. Adaptar o cambiar el sistema de gestión cuando sea necesario.
  • 6. Dar informes a la dirección de manera regular.
  • 7. Llevar un informe de infracciones identificadas.

 

Ahora bien, ¿Por qué es importante tomar en cuenta la cultura ética organizacional?

 

En este apartado hablamos de las normas o pautas de comportamiento que aparecen en las políticas o textos al interior de cualquier empresa y cómo alinearlos con la implementación de nuestro sistema de gestión de información. En cuanto al equipo de cumplimiento normativo nos aseguramos de que los miembros de la organización no actúen contra la regulación de las normas o leyes, y en cuanto a la ética, nos encargamos de mejorar el ambiente de responsabilidad entre los empleados y directivos.

De esta forma, las dos partes contribuyen en la formación de una organización integral, que al mismo tiempo que previene las prácticas ilícitas, fomenta un buen clima laboral. Más allá de requisitos legales, nuestro aliado estratégico nos provee las herramientas para mantener un compromiso ético que asumen todos los miembros de la empresa.

A manera de conclusión, no se concibe que una empresa cumpla escrupulosamente con lo que manda la ley, pero olvide sus propios principios y valores, sobre todo si son difundidos a través de su código ético y otras políticas. 

 

Síguenos en: