Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Costa Rica

  • Otros países
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

Guía del profesional orillado a la honestidad en el trabajo

La honestidad en el trabajo es sumamente valorada por la directiva de una empresa. Al tener un cuerpo de empleados en el que la directiva pueda confiar, la efectividad se ve aumentada, así como el compromiso de los socios con la marca. Algunas prácticas consideradas deshonestas son el mal uso de información confidencial, el incumplimiento de tus obligaciones en la empresa y el uso de recursos de la empresa para fines personales.

Consejos para ser considerado un empleado honesto

Ser discreto con el manejo de la información de la empresa

Es común que al llegar a casa o a una reunión de amigos te pregunten cómo te va en el trabajo. Es un tema de conversación cotidiano que ayuda a conectar con otras personas. Sin embargo, es indispensable aprender a ser discreto con información sensible como contratos, patentes o noticias sobre la empresa.

La indiscreción podría tener efectos negativos y podría resultar en tu despido o incluso podrías ser acusado de espionaje corporativo dependiendo del tipo de información que reveles.

Acepta cuando cometas un error

Nadie es perfecto, así que cuando te equivoques toma la responsabilidad y trata de enmendarlo en vez de intentar cubrirlo o culpar a otra persona. De esta manera irás ganando la confianza de tus superiores, así como de las personas que estén a tu cargo. Ser visto como un empleado confiable y sincero juega a tu favor al ser considerado para puestos superiores o aumentos de salario.

Consejos para ser considerado un empleado honesto

Cumplir los códigos de ética y conducta de la empresa

Toda empresa tiene estándares de conducta y ética que es necesario seguir. Es importante leerlos al comenzar a laborar en un lugar. De esta forma podrás saber cómo comportarte correctamente dentro de tu lugar de trabajo. Respetando las normas, garantizas que tus colegas te perciban como una persona responsable y fiable. Así, podrás relacionarte mejor con las personas en tu entorno laboral y desempeñarte mejor en tus funciones dentro de la empresa.

También te va a interesar: La importancia de la honestidad en el trabajo

Concéntrate en las actividades que debes realizar

Es fundamental que mientras estés en horas laborales enfoques al 100 % tu energía y concentración a las tareas que estás obligado a hacer. Es mal visto el distraerte con otras actividades como revisar redes sociales, hablar prolongadamente por teléfono con familiares o jugar en el móvil.

Si evitas distracciones, tu rendimiento aumentará y tus supervisores sentirán que vale la pena lo que te están pagando. De lo contrario, serás conocido como el que pierde el tiempo y no cumple con sus responsabilidades. Esto te convertirá automáticamente en la primera persona que piense tu jefe al tener que recortar personal o reducir salarios.

Siempre ten en cuenta los intereses de la empresa.

Es fundamental que al tomar cualquier tipo de decisiones dentro de tu trabajo siempre tengas en cuenta una cosa: el beneficio de tu empresa. Es mal visto usar recursos de la empresa o tomar decisiones para intereses personales. Pueden ser acciones sencillas como llevarte un puñado de bolígrafos que pertenecen a la empresa para usarlos en casa hasta casos extremos como desviar fondos de la empresa para fines personales.

De ocurrir la situación mencionada anteriormente, podrías ser incluso acusado por malversación de fondos. Es un ejemplo drástico, pero que muestra un ejemplo de las consecuencias negativas de tomar decisiones para el beneficio propio.

La rectitud de los trabajadores es de las cualidades más valoradas por los empleadores. Siguiendo estas recomendaciones seguramente serás considerado un empleado honesto y ganarás fácilmente la confianza de los que te rodean. Esto dará frutos positivos en tu carrera profesional.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

La importancia de la honestidad en el trabajo

Imagínate que hace diez minutos le dijiste a tu superior que el trabajo estaba terminado, aunque aún le faltaban algunos detalles (o incluso tal vez todavía estabas imaginando cómo resolver algún problema). Mentiste pensando en que habría un plazo disponible hasta tanto tu superior lo necesitara.

Pero la verdad es que él te lo pidió porque el dueño de la empresa pasaría en unos momentos a hacer una supervisión y quiere estar seguro de que todo estará en orden. En este momento estás imaginando las consecuencias catastróficas que tendrá para ti la “mentirita piadosa” que le acabas de decir a tu jefe. Seguramente quedarás expuesto y avergonzado.

Y este es solo un pequeño ejemplo de lo que sucede cuando nos acostumbramos a manejarnos fuera de la verdad en todas las áreas de nuestra vida. Sin embargo, en el ambiente laboral, la mentira toma una importancia que muchas veces no dimensionamos.

Ya sea que tu trabajo sea manual o intelectual, que te desempeñes en el nivel más sencillo de la empresa o en los niveles directivos, tu actitud de respeto frente a tu propio trabajo y hacia los demás hará una diferencia significativa en el ambiente laboral.

La honestidad y sus beneficios

Ser honesto en el trabajo significa comportarse dentro de la verdad, la lealtad, las normas éticas y una conducta moral, con respeto a los valores empresariales y al secreto profesional que se te confía al darte a conocer los procedimientos de la empresa.

Ser honesto en una organización laboral va a generar siempre un ambiente de:

Confianza

Cuando todos nos conducimos de acuerdo con la verdad, entre nosotros se genera confianza en muchos sentidos: en el cumplimiento, en las relaciones con los compañeros de trabajo, con los superiores e, incluso, se genera confianza de los clientes hacia la propia empresa.

Certeza

La seguridad de que tendremos lo que se nos prometió en el tiempo que lo requerimos, y que nuestros superiores o clientes también podrán esperar a tiempo sus productos o servicios.

Fluidez en las actividades

Decir la verdad ayuda también a que el trabajo sea más fluido. Se aumenta la productividad al estar enfocados en la tarea y al no perder tiempo en aclarar asuntos por falta de transparencia.

Evita conflictos

Como bien dice el refrán “La verdad aunque severa es amiga verdadera”. Esto quiere decir que aunque muchas veces resulta difícil enfrentar los propios errores, a la larga es más fácil resolver problemas pequeños que la gran bola de nieve que se va formando cuando tratamos de ocultar algo en el tiempo.

Levanta el ánimo

Cuando existe confianza, certeza, claridad y un ambiente de trabajo donde todo fluye en automático, tenemos una mejor actitud, nos sentimos animados y eso se contagia.

Te califica mejor para aplicar en nuevos empleos

No hay una mejor carta de presentación que la honestidad. Es mejor distinguirse por manejarse con fidelidad hacia la empresa, con lealtad y con la verdad que lamentarnos por no ser capaces de recibir una buena recomendación de su parte.

En conclusión, una persona con honestidad en el trabajo se caracteriza por realizar éticamente las actividades para las que fue contratado, utilizar el horario y los recursos que se le facilitan para cuestiones exclusivamente laborales, guardar sigilo en la información que le es confiada por la empresa, conocer si existe algún código de ética, apegarse a los valores, ser leal y reconocer sus propios errores cuando los cometa.

De esta forma, aplicando un valor tan simple como la honestidad, estarás colaborando con un mejor desempeño de tu empresa y mejorando el ambiente laboral. Recuerda siempre que ser eficientes es una gran virtud, pero nada supera a la lealtad y la transparencia.

 

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

Ser confiable, recto y correcto: Factores de honestidad en el trabajo

De acuerdo a la RAE, la palabra honesto deviene del latín honestus, atributo que significa ser una persona decente, recatada, razonable, justa, recta y honrada. ¿Qué significan todas estas palabras?, y ¿cuál es su relación con la honestidad en el trabajo?

¿Qué es ser confiable, recto y correcto?

Todas las palabras hacen referencia a los atributos de ser individuos leales, justos, sinceros, honrados, imparciales, íntegros, educados y respetuosos con nuestro entorno y medio ambiente, esto es, con nosotros mismos y con las personas que nos rodean. ¿Tú eres una de esas personas? ¿Estas características te describen?

También te va a interesar: Implementar la honestidad en el trabajo y sentido de pertenencia en la empresa

Ejemplos de decencia laboral

La naturaleza humana es proclive a los errores, no hay duda alguna de ello. Todas las personas se ven envueltas en la encrucijada de qué camino tomar, si el camino recto o el otro. Aquí citamos algunos ejemplos de qué debemos hacer y qué no debemos hacer en el trabajo para mantener una buena reputación:

1. No mentir en el currículum vitae. Es comprensible que en nuestra desesperación por tratar de conseguir un trabajo, ya sea por estar desempleados, o buscando un mejor ingreso, nos cruce por la mente alterar la información que vamos a presentar a los empleadores.

Escribir información falsa es muy sencillo. Pero comportarnos como la persona que dijimos que somos, no lo es. Cuando se note, por ejemplo, que no tenemos dominio sobre una lengua extranjera que dijimos manejar, o que no contamos con documentos oficiales que respalden los estudios que informamos, perderemos credibilidad y confianza.

2. No falsificar gastos. Si contamos con acceso a las cuentas bancarias de la empresa, no debemos desviar el capital impunemente a nuestro favor o de algún compañero. Si se da el caso de solicitar viáticos para un viaje de negocios, no se debe mentir acerca de cuál fue la cantidad usada para poder pagar el hospedaje, la alimentación o el traslado, por ejemplo. Si una de nuestras funciones laborales es realizar la nómina de la compañía, es una pésima idea cobrar horas extras propias o ajenas que no fueron realizadas.

Las consecuencias de este tipo de actividades no se limita al despido, sino que puede involucrar una demanda penal en nuestra contra.

3. No difundir chismes sobre nuestros compañeros de trabajo. Un aspecto muy importante, que afecta a la productividad y el nivel de estrés de los trabajadores, es el ambiente laboral. No es adecuado contribuir a generar una cultura empresarial nociva, donde reine la envidia, la desconfianza y la hipocresía, por medio de chismes, rumores o comentarios negativos sobre otras personas.

Saber ser trabajadores discretos y correctos no solo habla de nuestra ética organizacional, sino también de nuestro grado de rectitud como individuos.

4. Estar abiertos al aprendizaje continuo y a las críticas constructivas. Nadie es perfecto y nadie puede hacer todo bien siempre. Es ilógico pensar o esperar tal comportamiento. Lo que sí es posible es intentar crecer cada día como profesional, aprendiendo a optimizar nuestros recursos y desempeñar nuestro papel de manera más adecuada en un futuro.

5. Referencias fantasmas. No tiene ningún sentido decir que alguien que no nos conoce lo hace. La referencia que habremos dado sobre nosotros mismos es que somos unos mentirosos incorregibles, que no sabemos medir las consecuencias que nuestros actos pueden tener.

La honestidad, la confianza, y la rectitud, aun en las situaciones más adversas, son características que se aprenden con la práctica y la constancia. Si nos lo proponemos,cada uno puede convertirse en una mejor versión de sí mismo. ¿Tú quieres ser honesto?

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

Implementar la honestidad en el trabajo y sentido de pertenencia en la empresa

La honestidad en el trabajo y la transparencia con uno mismo y con las demás personas son principios importantes para el crecimiento, competitividad y productividad de una organización.

La importancia de la honestidad en una empresa

Todas las áreas de tu organización deben contar con el valor fundamental de la honestidad. Debes velar por que la dirección, los colaboradores y todos los departamentos reconozcan este valor como prioritario, pues esto hará que la empresa desarrolle su trabajo día con día de manera más efectiva.

Debes visualizar el entorno laboral como una zona en común, social y comunitaria de hermandad y bienestar para todos los integrantes; dentro de este núcleo no solo se comparten crecimientos empresariales a diario, sino también personales. En las organizaciones convergen todo tipo de personalidades, creencias, gustos, afinidades y principios.

También te va a interesar: ¿Por qué la honestidad en el trabajo forma líderes excepcionales?

Garantizar una convivencia laboral sana hará más sencillo el cumplimiento de las tareas. Este es el mayor reto de los directivos y altos mandos. Saber evaluar, entender y tomar acción a tiempo harán que la convivencia sea satisfactoria.

La honestidad es uno de los valores más fundamentales que poseen los seres humanos, y es indispensable para cualquier ámbito de la vida, ya sea personal, laboral, social o deportivo. Para las empresas, integrarla supone un reto y una prioridad. Has de erradicar las malas prácticas y situaciones tensas, pues así el nivel de eficiencia, compromiso y efectividad aumentará en los colaboradores de tu empresa.

Si logras esto, los colaboradores se sentirán comprometidos e inspirados con la organización y cumplirán así de manera cabal con los objetivos. Esta buena actitud se verá reflejada en los resultados y el ambiente laboral será óptimo. Mejorarás la calidad en el trabajo, y les darás a los trabajadores un sentido de pertenencia dentro de la empresa.

¿Cómo podremos ver reflejado este sentido de pertenencia en la empresa?

  • No desperdiciarán el tiempo de sus deberes en otras cuestiones personales o de carácter ocioso; es decir, harán uso correcto de su tiempo.
  • No promoverán relaciones guiadas por la desconfianza, crítica destructiva, reproches y malas actitudes, que se verán disminuidos.
  • Mantendrán un trato honesto y veraz.
  • Tus colaboradores se caracterizarán por ser personas amables, serviciales, cultas, respetuosas y disciplinadas.
  • Actuarán con rectitud en todo momento.
  • Elevarán la productividad, reducirán los costos legales asociados y disminuirán los incidentes y roces por deshonestidad.

Las empresas ya no solo buscan colaboradores que cumplan el perfil laboral, sino también el personal; buscan valores agregados que constituyan una buena relación con los miembros de la organización para aumentar la productividad.

“El sentido de pertenencia es importantísimo, conforma un ciento por ciento del óptimo desempeño de un colaborador, a su vez, representa también al menos un setenta u ochenta por ciento en el funcionamiento de la empresa”, afirma Olga Lucia Gómez, coordinadora de RR. HH.

“Los empleados que no tienen desarrollado ese sentido de pertenencia dentro de la empresa suelen traer más problemas que beneficios, critican el método de trabajo y los servicios les parecen poca cosa, así como los procesos utilizados. Se convierten en líderes, pero negativos; un trabajador que se encuentra convencido de que la compañía es buena para laborar, es un colaborador que luchará siempre en pro de la empresa, tratando de alcanzar sus metas personales y, sobre todo, las de la empresa. Lo que más necesita una organización es unión dentro de un equipo de trabajo.”, concluye Elizabeth Mena, quien se desempeña como jefa de departamento.

Dar ejemplo es una de las formas más sencillas de establecer un vínculo de pertenencia con tus colaboradores. Hazlos sentir importantes, influenciados por los valores de tu organización. El ver a un directivo ponerse la camiseta antes que todos, los motivará a luchar por los objetivos.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

¿Por qué la honestidad en el trabajo forma líderes excepcionales?

El trabajo en equipo para lograr un alto desempeño organizacional debe estar impregnado de valores y ética profesional. Uno de estos valores es la honestidad, por lo que es una de las características que se espera encontrar en los equipos de trabajo guiados por un líder excepcional.

La honestidad en el campo laboral

La honestidad en el trabajo es un valor ético que forma líderes en las organizaciones. Distinguirás a un líder honesto en el campo profesional porque practicará cotidianamente la verdad, la sinceridad y la justicia en las relaciones sociales y laborales con sus compañeros de trabajo y con toda la institución.

Valoración del nivel de honestidad en las empresas

  1. La honestidad en el campo laboral es una de las cualidades que definen el nivel de trabajo en equipo en la administración exitosa de los proyectos empresariales. Descubre las claves con las que un entorno organizacional mejora cuando se nutre de auténticos líderes:Las empresas no necesitan personal deshonesto; por el contrario, requieren valorar la honestidad tanto de su personal fijo como el pendiente por contratar. Por eso, es tan importante considerar esta virtud en la selección y ascenso del personal.
  2. Los valores en la personalidad de los líderes y de los integrantes de los equipos de trabajo de alta generación se observan en su comportamiento y en la práctica como algo natural y espontaneo.
  3. Para la sostenibilidad y el éxito organizacional es fundamental el desarrollo de capacidades que contribuyan con la continuidad en el futuro de las funciones de las compañías. Como sospechas, una de estas habilidades es el desempeño de un verdadero trabajo en equipo. El trabajo de los equipos de alto desempeño mejora si está soportado por el pilar de los valores. Se logra mediante un liderazgo que impulsa al personal de las empresas a trabajar a favor de un mismo objetivo.
  4. Es vital la interacción de las personas encargadas del proyecto. Colaborar y compartir conocimiento de manera honesta y confiable es la base para la toma de decisiones de forma asertiva.
  5. Un líder excepcional estimula a su personal a trabajar en un ambiente donde prevalezca el respeto, la verdad y la franqueza, como actitudes esenciales para cumplir los objetivos propuestos.
  6. Un verdadero líder sabe cuándo se requiere realzar estos valores para el éxito de los proyectos emprendidos por la empresa que tiene a su cargo. Como ves, debe estar alerta para hacer un diagnóstico oportuno del trabajo del equipo de proyectos, como una condición necesaria para analizar los procedimientos que se requieren para llegar a feliz término las metas y objetivos esperados.
  7. No obstante, el alcance para evaluar estos elementos de la ética organizacional relacionados con el comportamiento de las personas no es una cuestión sencilla. Ante este escenario, tu empresa tiene la oportunidad de contar con aliados que los apoyen en estos procesos de identificación de la cultura organizacional.

También te va a interesar: ¿Cómo hacer que la honestidad en el trabajo sea una práctica cotidiana?

Estos agentes expertos tienen la capacidad de generar soluciones innovadoras y confiables para obtener mayor información del personal, minimizando la probabilidad de contratar personal que cometa acciones deshonestas.

Estas corporaciones sustentan sus soluciones basándose en teorías y análisis estadísticos actualizados sobre el comportamiento organizacional. Su conocimiento y experiencia están avalados por entidades reconocidas a nivel internacional. Son ideales para alinear el talento humano en la identificación de la cultura para el desarrollo y crecimiento de la organización.

Los valores organizacionales son útiles para facilitar la conducta que debe promoverse en tu personal para mejorar las relaciones en el equipo de trabajo, lo que aumentará el éxito de los proyectos en todas sus fases.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

5 formas de acabar con la corrupción de las empresas

El impacto social que genera la corrupción de las empresas en México es tan serio como preocupante. No solo afecta a las instituciones, sino que también inquieta al sector privado en cuanto a la generación de empleos y de nuevas empresas.

¿Cómo acabar con la corrupción dentro de mi empresa?

Es una pregunta inquietante, ya que algunas organizaciones pueden ser sancionadas por estas prácticas según la Ley General de Responsabilidades Administrativas, conocida como Ley 3 de 3. Para que tu empresa no se vea afectada, debes llevar a la práctica los siguientes consejos.

1 Implementa programas dentro de tu organización

Aunque muchas instituciones internacionales ponen en práctica este consejo, las empresas medianas y pequeñas en México solo las tienen en consideración. El cumplimiento de estos programas equivale a tener con tus empleados un compromiso mayor hacia tu empresa y son los siguientes:

  •  Código de conducta y ética.
  •  Un sistema que regule auditorías, vigilancia y controles.
  •  Un método de inspección sobre denuncias internas dentro de tu compañía.
  •  Una capacitación sobre medidas de integridad.
  •  Políticas que eviten incorporar nuevos empleados que atenten contra tu empresa.
  •  Asegúrate de que la integridad y la transparencia siempre estén dentro de tu organización.

Estos programas debes implementarlos dependiendo de las características de tu empresa: su tamaño, su actividad laboral, su estructura, sus alianzas comerciales, si posee contratos con el Gobierno, etc.

2 Considera los riesgos

Es muy recomendable que lleves a cabo entrevistas con tus empleados, al menos anualmente, para hacer una evaluación interna sobre los riesgos de corrupción que puedan presentarse. Para ello debes contar con la asesoría de empresas especializadas en auditorías externas. Es muy buena idea también reunirte con otros empresarios en cámaras de comercio para intercambiar ideas y estrategias.

 

También te va a interesar: ¿Cuáles son los casos de corrupción laboral más recurrentes?

 

3 Mantén un liderazgo transparente

Tus empleados deben considerarte no solamente como el jefe, sino también como una persona en la que ellos puedan confiar. Debes hacerles ver que eres alguien transparente, íntegro, honesto, que cumples con lo que prometes y, además, lo más importante, que no toleras la corrupción.

Tus empleados necesitan tener un ejemplo a seguir y nadie mejor que tú para enseñarles claramente los valores que quieres tener dentro de tu organización. Está demostrado que el comportamiento de los directivos principales influye directamente en los empleados, incluso en la toma de decisiones importantes.

4 Programas con sanciones y denuncias internas

Es importante que tus empleados se sientan con total libertad de denunciar anónimamente cualquier irregularidad que se presente. Que tengan a su alcance mecanismos internos, dentro de la empresa, e igualmente externos, los cuales suelen ser los más recomendables, ya que te puede dar de un conocimiento más amplio como evaluador y más objetivo sobre cualquier situación.

Las sanciones no están para meterles miedo a tus empleados. El objetivo principal es evitar, en lo posible, que ellos caigan en algún caso de corrupción dentro de tu organización y que tengan conocimiento de que, de ser necesario, estas sanciones pueden ser efectivas inmediatamente.

 

Cómo acabar con la corrupción dentro de mi empresa

5 Plan de recompensas

Esto es tan importante como todos los puntos anteriores. Si existen las sanciones, igualmente deberán complementarse con las recompensas. Estas suelen ser muy exitosas y pueden o no tener una base financiera dentro de tu empresa.

Por ejemplo, los aumentos en los salarios, ascensos a cargos superiores, bonos o regalos, reconocimientos ante los directivos, invitaciones a eventos o capacitaciones, etc. Igualmente los socios comerciales o proveedores externos pueden participar del programa de recompensas, ya que suelen mantener sus compromisos transparentes con tu organización.

En resumen, para evitar a toda costa cualquier caso de corrupción, debes considerar estos consejos, tomar acciones para implementarlos y prevenir que la transparencia de tu empresa no se vea afectada bajo ninguna situación.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

Conoce cuál es la importancia de realizar exámenes de confianza

La confianza es la base de la calidad en las relaciones humanas. El noviazgo, el matrimonio o la relación entre gobernantes y gobernados son ejemplos de vínculos que se basan en este valor. En tu empresa es igual de importante, por lo que debes aplicar un examen de confianza a los candidatos que desees contratar.

Herramienta necesaria

No es apropiado que confiemos absolutamente en el contenido de una solicitud de empleo o de un currículo. ¿Por qué es importante evaluar el grado de confiabilidad de las personas que deseen ingresar a tu empresa?

A continuación veremos las razones por las que este test es de uso indispensable para el proceso de reclutamiento y contratación. Posteriormente, podrás tomar la decisión de acercarte a un especialista que colabore con tu empresa en la aplicación de estos exámenes.

¿Por qué aplicar exámenes de confianza en tu empresa?

1 Cuida la seguridad. ¿Has escuchado en los noticieros sobre la existencia de grupos criminales o pandillas en tu ciudad? Es oportuno averiguar las intenciones que el individuo tenga para ingresar a la organización a fin de disminuir al máximo posible la infiltración de criminales que deseen aprovecharse de la información o medios privilegiados para cometer delitos.

2 Resguarda la reputación de tu organización. Cada empresa cuenta con secretos profesionales e industriales. Esos temas confidenciales son los que dan valor agregado a sus productos y servicios, hasta el grado en que se han creado patentes para proteger su explotación. Para que esta información no llegue a manos de tu competencia, debes asegurarte de que tus empleados saben guardar secretos internos, que son confiables a pesar de que se les intente sobornar.

 

También te va a interesar: “¿Cómo hacer que la honestidad en el trabajo sea una práctica cotidiana?”  

 

Garantiza la seguridad de tus secretos aplicando evaluaciones de credibilidad y, ante la duda respecto a un candidato, lo ideal es descartar su contratación.

3 Motiva la cooperación entre trabajadores. Debes tener la seguridad de que tus trabajadores son confiables y no intentarán aprovecharse de la información que tengan de tu empresa para su propio beneficio. Pero también debes estar tranquilo de que entre tus colaboradores hay un ambiente de tranquilidad y confianza. Mejor entorno de trabajo es igual a mejoras en la productividad.

Estos test son indispensables con mayor razón cuando se trata de departamentos que estarán en estrecha comunicación, Ventas con finanzas, por citar un caso. Esto ayudará a que ambos departamentos intercambien información que servirá para el correcto desempeño de las funciones de ambos. La confianza ayuda a toda la empresa, no solo al dueño de la misma.

4 Obtén información que en la solicitud de empleo no se incluye. La mayoría de los solicitantes procuran formular una carta de solicitud de empleo o un currículo suficientemente vistoso para impresionar al reclutador. Lo cierto es que en ocasiones se puede caer en el engaño y en la exageración en las habilidades. Es aquí donde intervienen las evaluaciones para medir el grado de confianza del individuo y hasta qué punto es confiable la información presentada en la solicitud de empleo.

 

Por qué aplicar exámenes de confianza en tu empresa

 

Al aplicar un test se advierten las inconsistencias entre la información presentada por el candidato en su solicitud y lo que realmente es como persona. No será necesario esperar un largo periodo de prueba para descubrir la verdadera personalidad del individuo. Además, así se brinda la oportunidad a una persona que sí es honesta y tiene el perfil que tu empresa busca.

Es posible que encuentres personas confiables, con mucho talento y que deseen trabajar contigo. Puedes localizarlas e integrarlas con ayuda de los exámenes para medir su confiabilidad. Contrata personal que ofrezca soluciones y cuide tus secretos, no que cree problemas.

 

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

¿Cómo hacer que la honestidad en el trabajo sea una práctica cotidiana?

La honestidad en el trabajo es uno de los valores primordiales que una empresa debe cuidar, entendiendo que para poder ser exitosa habrá que convertirlo en un cimiento bajo el cual laborarán todos sus integrantes día a día.

La importancia de ser una empresa con valores

Convertirse en una empresa que se distinga de las demás por su alto grado de compromiso y responsabilidad a través de una escala sólida de valores, es una tarea que lleva tiempo construir, pero bien vale la pena el esfuerzo.

No es una cuestión de moda, el propio contexto económico y social en el cual se mueve una empresa demanda que trabaje en torno a una serie de principios enfocados no solamente a hacer bien las cosas sino también a ser un conjunto de bien.

Imaginemos una organización que trabaja bajo situaciones donde la corrupción es evidente, se maquillan cifras o se evade el pago de impuestos a través de algunas personas que omiten información o mienten a sus superiores.

Es claro que estamos hablando de un clima laboral negativo donde es evidente que desde un inicio no hubo cuidado con la selección de personal y es primordial evitar la deshonestidad apenas la detectemos.

No hay que esperar a que se presente algún problema para llevar a cabo acciones correctivas. Si tu empresa labora en armonía y equilibrio es una señal excelente para intervenir y reafirmar la importancia de dicho tema.

También te va a interesar: Conoce las 5 características que tiene un empleado ético.

Elementos para apoyar el sentido honesto en el trabajo

 

Elementos para apoyar el sentido honesto en el trabajo

 

Existen ciertos puntos básicos con los que debe contar una empresa para transformar la honestidad en una práctica continua. Toma nota y aprende con nosotros:

1. Comunicación corporativa sana. El papel de la comunicación es primordial para el buen funcionamiento.

Esta debe darse de manera clara, fluida y transparente, ya que significa enviar una señal a todos de que no hay mentiras de por medio o información distorsionada por parte de algún departamento o área.

2. Conocimiento de los valores de la empresa. Desde el momento en el que un nuevo trabajador ingresa e inicia la inducción, debe conocer dichos valores para que queden bien comprendidos.

Se trata de que él mismo tome consciencia de que el ser honesto es un pilar en el ejercicio de su profesión; al mismo tiempo, estamos generando fidelidad y confianza al tener una visión compartida.

3. Líderes ejemplares. El papel de los directivos o de aquellos que tienen personal a su cargo es fundamental, ya que a través de ellos se da el ejemplo.

Si nuestro objetivo es tener una cultura organizacional basada en dicho valor, debemos comenzar por mostrar a los demás cómo es la manera correcta de hacer las cosas.

Este factor es clave ya que un supervisor, por ejemplo, puede inyectar a sus colaboradores una alta dosis de motivación al ser un referente positivo.

4. Promoción y capacitación. Sabemos que la formación es un proceso habitual y en este caso cobra su relevancia.

Nunca está de más recordar los ejes de nuestro actuar y cómo lo que hacemos a diario repercute en la materialización de las metas colectivas.

A través de un curso se pueden retomar los códigos de conducta laborales, y si estamos fallando o hemos actuado incorrectamente, tomar una pausa y admitirlo.

Los centros de trabajo inteligentes y asertivos valoran que un empleado se acerque con discreción y prudencia a sus superiores y les cuente de sus errores con el fin de enmendarlos.

Hagamos que el ser honesto no sea una obligación sino una convicción que te dé ese toque de excelencia. Recuerda que la verdad siempre te hará brillar.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

Denuncia anónima: Conoce la importancia de denunciar en un ambiente empresarial

Cuando en nuestro trabajo alguna persona nos hostiga sexual, física o psicológicamente, sin duda debe ser denunciada. Pero la realidad es que el 99 % de las veces nos negamos a hacerlo por las consecuencias que esto pueda traernos tanto a nivel laboral como personal. ¿Sabías que en algunos casos puedes realizar una denuncia anónima?

Hay muchos casos como este

María trabaja en una empresa desde hace 5 años. Es muy eficiente en su trabajo, pero todo cambia cuando entra un nuevo compañero, Juan. Este ha comenzado a hostigarla después que ella le rechazara una invitación a comer. Constantemente la humilla, la intimida y la hace quedar mal frente a otros, pero de una forma tan sutil que parecen bromas inocentes.

María teme que si lo denuncia por acoso ante el departamento de Recursos Humanos perderá su empleo, ya que no tiene pruebas reales sobre las agresiones. Y si preguntasen al resto de los compañeros, estos sin duda dirían que Juan bromea siempre con María, pero nada grave.

¿Qué pasa si permito el acoso?

Vamos a suponer que María decide no hacer nada con respecto a la actitud de Juan hacia su persona. Con el tiempo, María se siente cada vez más incómoda en su trabajo. Está cansada de los chantajes de Juan, del ambiente hostil al que se enfrenta cada día y de ver su trabajo afectado. Vive con miedo y desesperación. Poco a poco comienza a llegar tarde, a evitar las reuniones donde se encuentra Juan y su alegría que la caracteriza, desaparece.

 

Conoce la importancia de denunciar en un ambiente empresarial

 

María deja de asistir a la oficina reportándose enferma, ya que ha caído en una crisis nerviosa. Se siente tan vulnerable que mejor decide tomarse sus vacaciones. Y un día, y sin razón aparente, los compañeros de Juan y María se enteran que esta ha renunciado a su trabajo en la empresa.

El acoso laboral o mobbing es el secreto a voces que se vive en las organizaciones, donde todos conocen a los agresores pero nadie es capaz de señalarles por miedo a una represalia.

 

También te puede interesar: Denuncia anónima y transparencia empresarial, ¿en qué se relacionan?

 

¿Qué podemos hacer al respecto?

¡Denuncia! Puedes hacerlo directamente ante la organización que te ha contratado, por la vía penal o civil ante las instancias y tribunales que correspondan y por la vía laboral ante la junta que aplique en tu localidad para la defensa de los trabajadores. Si se trata de discriminación puedes acudir a las oficinas de derechos humanos en tu región.

Pero, ¿qué pasa si temo por mi integridad física, psicológica, mental y/o laboral? La respuesta es la misma. ¡Denuncia! Pero hazlo de forma anónima. La mayoría de las empresas cuentan con buzones o correos electrónicos especiales a los cuales uno puede dirigir este tipo de situaciones para que sean investigadas.

En cuestión de materia laboral, la mayoría de las instituciones que protegen al trabajador identifican al demandante, pero conducen sus investigaciones de forma anónima, protegiendo los datos de quien ha puesto la queja. Eso sí, de comprobarse alguna situación o para obtener alguna resolución el responsable de la demanda debe dejar el anonimato y hacerle frente de forma legal.

Para las denuncias penales o civiles, lamentablemente en la mayoría de los países no proceden si son de carácter anónimo por lo que se vuelve una opción no viable si lo que se busca es no figurar en el proceso.

Es necesario actuar

Sufrir algún tipo de violencia en nuestro entorno laboral es cada día más común. Debemos hacer que sea también común alzar la voz ante estos hechos y dejar de permitir el abuso y la violencia en cualquier nivel. Denunciar, sin importar la forma en que se haga es la solución para detener este tipo de comportamientos.

Síguenos en:
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

Habilidades laborales que pueden llevar a tu equipo de trabajo al éxito

Formar un equipo de trabajo puede sonar sencillo, pero cuando este carece de habilidades laborales específicas lo más probable es que sus miembros pasen más tiempo creando conflictos que encontrando soluciones o desarrollando proyectos.

¡Por fin! El equipo logra reunirse a pesar de los múltiples compromisos de cada integrante. Comienza la sesión y lo primero que debe hacerse es asignar un nombre al equipo. Pero a la primera lluvia de ideas ocurre el desastre y se quedan enfrascados decidiendo si el equipo debe llamarse “Mejora Continua”, “Los Arregla Problemas” o “Proyecto X”. Se les ha olvidado la razón por la que se formó el equipo de trabajo en primer lugar.

La realidad es que el nombre es lo de menos aun cuando la identidad del equipo si es de lo más importante. Pero si no pasan de esta fase que es una de las más complejas, ¿cómo es que podrán ponerse de acuerdo para resolver algún asunto o crear un nuevo producto?

La importancia de escoger correctamente a los integrantes de un equipo de trabajo

La idea de un equipo de trabajo es que sus elementos tengan cualidades diferentes, de forma que entre todos logren enriquecer el proyecto sobre el que trabajan. Es decir, que sea multidisciplinario.

 

La importancia de escoger correctamente a los integrantes de un equipo de trabajo

 

Sin embargo, hay una serie de habilidades que es preferible poseer de forma que, sea cual sea el objetivo del equipo, este llegue siempre a buen término.

Toma nota:

1. Objetividad para tener la capacidad de ser imparcial y poder analizar las situaciones centrándose en los hechos sin emitir juicios o prejuicios. Esto asegura no solo una relación sana entre los miembros del equipo sino la oportunidad de alcanzar las metas impuestas de forma más efectiva.

2. Resiliencia que les permita recuperarse rápidamente cuando algo salga mal. A veces se tendrá que empezar de cero una y otra vez y, si permitimos que las emociones negativas pervivan, el proceso será mucho más lento y complicado.

3. Resolución de problemas para poder reconocer cuando exista algún conflicto, aceptar sus repercusiones y poder analizar de forma óptima las posibles soluciones.

4. Empatía que permita ponerse en los zapatos de los demás. De esta forma se tendrá la oportunidad de mirar las situaciones desde puntos de vista diferentes enriqueciendo el proceso y afinando la dimensión de los resultados.

5. Comunicación efectiva para saber dirigirse a los otros de forma efectiva, comprender lo que se comunica y poder mantener una discusión bajo la premisa del respeto. Aun cuando no se esté de acuerdo con las ideas que se estén exponiendo.

6. Trabajo en equipo, aceptando sugerencias y opiniones que ayuden a impulsar codo a codo el éxito del proyecto.

7. Enfoque a costos de forma que sea identificable el impacto cuantitativo de cada decisión o cada proyecto, buscando siempre la rentabilidad para la empresa.

Como una sinfonía

A estas anteriores, podemos sumarle las competencias que sean necesarias según las requiera el proyecto en cuestión.

Pensemos en una sinfónica tocando el “Bolero” de Maurice Ravel. La melodía inicia con solo una flauta trasversal y va creciendo conforme se van adicionando instrumentos. Se enriquece. Y cada instrumento que se incorpora amplía nuestra percepción sensorial modificando y haciendo nueva la misma línea que se repite.

Eso mismo hacen las destrezas profesionales en nuestro equipo de trabajo: ayudan a ampliar el sentido de nuestras metas y objetivos. Le dan una dimensión nueva a los proyectos. Esto nos permite analizar opciones que tal vez no habríamos considerado. Acortan la brecha hacía el éxito y diversifican y optimizan los resultados obtenidos.

Debemos saber identificar las habilidades laborales de nuestros trabajadores y comprender con cuáles cuentan los participantes de nuestro equipo de trabajo. En esas habilidades encontraremos el éxito. ¡Qué importante se vuelve valorar las habilidades de nuestros trabajadores!

Síguenos en: