27 enero, 2022

Principales consecuencias de no tener whistleblowing en tu empresa

El whistleblowing se refiere a la práctica de denunciar irregularidades, delitos, casos de discriminación, peligro o de fraude tanto en el sector público como en el privado. Ninguna organización está exenta de sufrir casos de actos ilegales, inapropiados o inmorales por alguno de sus miembros. A continuación te explicamos las principales consecuencias de no implementar la denuncia interna en las empresas.

Consecuencias

La denuncia interna es un tema que se ha tomado muy en serio en Europa, donde ya es una obligación para algunas empresas tener un sistema establecido de denuncia interna, e incluso se cuenta con protección para el denunciante. Es importante que conozcas los beneficios de contar con un software para canal de denuncias para implementar esta práctica de forma eficiente y así evitar las siguientes consecuencias:

No se identifican los problemas a tiempo

La denuncia interna es un excelente indicador de cómo se encuentra la empresa y de cuáles son los problemas internos que la están frenando en su desarrollo. Si las denuncias se atienden y solucionan a tiempo, se evita que estos problemas evolucionen y se vuelvan un problema mayor y con un costo más elevado. Esto no sólo reduce tiempo, sino también costos, formando parte de las medidas preventivas en el control interno de la organización. Toda empresa debería animar a sus trabajadores a comunicar de forma interna todo acto que no respete el cumplimiento normativo.

No se castigan ni evitan las conductas indebidas

Una empresa que cuida de la ética empresarial es consciente de la importancia de consolidar un código de conducta que permita que el trabajo fluya de manera armoniosa hacia adentro y fuera. Si no se fomenta la práctica de la denuncia, los individuos se sentirán en libertad de romper los lineamientos de conducta establecidos, pues no temerán las denuncias. Por el contrario, cuando existe un canal de denuncia interno seguro, es más probable que alguien levante la voz y se tomen medidas correctivas.

Gestión de comunicación organizacional ineficiente

No hay que olvidar que los trabajadores son quienes ven, oyen y experimentan los problemas de primera mano, pues se encuentran más cerca del origen de la actividad en cuestión. Y no solo son espectadores, sino muchas veces son víctimas de estas situaciones, pero el temor a una represalia les impide levantar la voz.

Lamentablemente, existen términos que culturalmente se le adjudican a quien denuncia cualquier situación, tales como “delatador”, “soplón” o “topo”. Romper este paradigma es complicado, pero no imposible. Por eso es importante ofrecer un canal de denuncias anónimas, para proteger al denunciante y fomentar un ambiente de confianza.

La reputación de la empresa se vuelve vulnerable

Si un empleado no se siente seguro para acudir con la autoridad interna correspondiente, es probable que acuda a los medios externos como los periódicos, las redes sociales, la televisión o la radio para emitir su denuncia y manchar así la reputación pública de la empresa.

Cuando el sistema de denuncia interna es eficaz, evitarás las denuncias externas. Siempre es preferible atender las denuncias de forma interna primero, ya que la reputación es algo difícil de recuperar, sin mencionar que los costos para perderla pueden ser muy altos.

No refuerzas la marca de tu organización

Tanto para trabajadores como para clientes y proveedores, el hecho de sentirse escuchados refuerza el perfil de sostenibilidad de una organización. Aumentará el nivel de satisfacción de tu cliente y el nivel de lealtad por parte de los miembros de tu empresa.

La mera existencia de la solución de denuncias ya, por sí sola, evitará que se repitan las malas prácticas. Ofreciendo un canal de denuncia anónima a los trabajadores y a otras partes interesadas, podrás ayudarle a demostrar el compromiso de la entidad por hacer lo correcto.

También te podría interesar: