Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Costa Rica

  • Otros países
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

¿Qué es la ética laboral y cómo influye en el desarrollo de tu empresa?

El papel que juega la ética es sumamente importante en el mundo de los negocios y es totalmente necesaria para ser un buen profesional. El compromiso, la honestidad y la equidad son elementos básicos para ser una persona ética.

 

Definición

 

Podemos definir la ética laboral como un conjunto de normas y principios basado en los valores de cada persona, que establece la conciencia de responsabilidad en nuestra área profesional.

Es hacer las cosas bien, no solo desde el punto de vista económico, sino también cuidando de las personas, alimentando la confianza mutua y la lealtad, ya que toda decisión se ve impactada en la gente que trabaja contigo o para ti.

 

También te va a interesar: Implementación de pruebas psicométricas para evitar la incorporación de personal nocivo a tu empresa

 

Claves para una ética sólida

 

Cuando eres propietario de algún negocio o directivo de una empresa, promover y mantener una ética profesional sólida se convierte en el elemento más importante. Esto te prepara a ti y a tus empleados o colaboradores para enfrentar cualquier reto que se presente y solucionarlo de la mejor manera sin afectar a la empresa.

Los puntos clave más importantes a seguir para conservar la ética intacta son:

 

  • El respeto. Quizá podemos estar bajo mucha presión, inclusive de mal humor, pero no debemos dejar que esto se apodere de nosotros y perder los estribos hacia compañeros, empleados o, peor aún, con los clientes. Respeto ante todo y saber escuchar para comprender los demás puntos de vista u opiniones.
  • La entrega hacia tu trabajo, el empeño y las ganas de hacerlo lo mejor posible. A veces será necesario trabajar extra, dedicar más horas, pero el resultado valdrá la pena.
  • La confiabilidad. Ser una persona y empresa confiable es el mejor precedente. Estar comprometido con cumplir lo que dices que harás es la mejor imagen hacia los demás.
  • El profesionalismo. Este es un concepto que abarca muchos ámbitos como tu presentación (ropa, zapatos, etc.) y hasta el trato que le das a las personas. Aquí es donde la equidad juega un papel muy importante y podemos demostrar nuestra educación.
  • La determinación. Sabemos que, a veces, puede ser difícil enfrentarse al mundo. Todos tenemos días buenos, malos y peores, pero no debemos dejar que esto nos desvíe del camino que queremos emprender. No todo será color rosa siempre; a veces, hay que dar un poco más de nosotros mismos para superar la adversidad.
  • La humildad. Jamás olvidar quiénes somos y de dónde venimos. Nadie nace siendo exitoso. Hay que trabajar y, sobre todo, tener los pies bien plantados en la tierra para que ese éxito conseguido se mantenga. Debemos tener siempre presente que todas las personas pueden aportarnos algo, aprender de ellas y ser muy agradecido.

 

En empresas donde existe el respeto a los valores éticos, los miembros de la organización entienden que el logro de sus objetivos no justifica la falta de ética

 

No son demasiados puntos a seguir, sin embargo, todos son muy importantes. Si nos mantenemos sobre esta línea deontológica podemos tener la seguridad que estamos haciendo las cosas correctamente y tendremos la satisfacción de que no somos corruptibles.

Si descuidamos nuestra ética, nos puede traer consecuencias inmediatas y nada gratas. De esto depende nuestro éxito personal y profesional.

En empresas donde existe el respeto a los valores éticos, los miembros de la organización entienden que el logro de sus objetivos no justifica la falta de ética.

En las compañías con ética, las personas desean identificarse con la organización, confiar y creer en la empresa para la que trabajar y de esta manera contribuyen al éxito de la misma con compromiso gracias a los valores compartidos.

Este tipo de compromiso requiere mayor exigencia por parte de los directivos, cada política y valor implementado en la empresa debe ser apoyado y respetado por las cabezas de la compañía.

 

Síguenos en: