Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Costa Rica

  • Otros países
E-thics LearningEncuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

Ética y cumplimiento en la nueva normalidad

Sin duda alguna, la emergencia sanitaria global ha desafiado profundamente nuestras prácticas empresariales. El mundo laboral y sus procesos enfrentan nuevos retos y desafíos que deberemos arrostrar en la nueva normalidad con flexibilidad y apertura, pero también con un profundo sentido ético y humano. ¿Qué implica y qué exigirá la ética y el cumplimiento en la nueva normalidad?

 

Nuevos desafíos éticos para nuestras empresas

En la nueva normalidad, las empresas deberán atender los factores de riesgo en cuanto a la integridad de su organización en el cumplimiento de las disposiciones de reapertura, planeación estratégica y operación. Estas disposiciones implicarán un gran sentido de la responsabilidad social, pues, si bien contienen regulaciones específicas, supondrán la voluntad y el compromiso de las empresas por seguirlas y cumplirlas. Esta responsabilidad social de colaboración es una parte del componente ético.

 

¿Cuáles serán los aspectos principales de este nuevo Compliance ético en la nueva normalidad?

 

1. Asegurar el cuidado de la salud de clientes y colaboradores

La normativa oficial cambió para establecer que las condiciones laborales y de servicios y atención incorporen nuevos protocolos de cuidado. El comportamiento ético corresponderá, sin duda, en seguir de manera atenta y sin cortapisas las medidas preventivas en el regreso físico al trabajo, así como no poner en riesgo la integridad de los empleados y colaboradores por un interés económico.

 

2. Gestión del talento en home office

En el marco del trabajo a distancia se deberá promover que, por un lado, las empresas establezcan procedimientos que aseguren la salud emocional, la comunicación efectiva y los procesos de digitalización generales adecuados y accesibles.

Por otro lado, que los empleados y colaboradores se comprometan y cumplan con las normativas y pautas de autocuidado y de productividad. Esto sin duda también es una implicación ética de la nueva normalidad.

 

3. Mejora en la atención a distancia

Muchas empresas estarán en las condiciones de atender a sus clientes de manera remota y esto implica no solo establecer procedimientos claros de atención, sino también de seguimiento y satisfacción. La disposición ética que se derivará de este punto es que se deberá dar seguimiento puntual a las necesidades de los clientes, los cuales deberán ser atendidos con un interés genuino de servicio.

 

4. Impacto en las cadenas de suministros

Cumplir las normativas oficiales e institucionales con interés y responsabilidad social en la nueva normalidad, tendrá un impacto en la relación con los otros actores en la cadena de suministros. Esta respuesta comprometida podrá favorecer que las empresas de proveeduría y los aliados de negocios generen una cadena de valor que promoverá que nuevas empresas y organizaciones se sumen con buenas prácticas éticas y con protocolos de seguridad laboral. Se tratará de provocar una “bola de nieve” positiva.

 

5. Liderazgo corporativo

Probablemente, este rasgo sea la síntesis de los anteriores, pues el aspecto de la ética y las disposiciones relevantes en la nueva normalidad derivarán en el fortalecimiento de la marca y el prestigio de la empresa. Tener como principio el cuidado de colaboradores y clientes, promover un trabajo a distancia productivo y responsable, fortalecer la atención y seguimiento de los clientes, y ser ejemplo en las redes de suministro, sin duda, apuntalará el liderazgo empresarial y hará una diferencia.

 

6. Supervisión y autoevaluación

Es importante tener presente que la autoridad puede inspeccionar y supervisar en cualquier momento el cumplimiento de las normativas y medidas establecidas. Esto hace necesario que se desarrollen mecanismos de autoevaluación derivados de una política de integridad y ética empresarial.

Como puedes ver, asumir con ética y responsabilidad social el cumplimiento de las normas y principios en la operación de nuestras empresas, contribuirá sin duda a la construcción social de una nueva normalidad que responda con pertinencia a nuestro tiempo.

 

También te va a interesar: Valoración de competencias en la reactivación laboral

 

Síguenos en: