Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Costa Rica

  • Otros países
E-thics LearningEncuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

5 estrategias para acabar con la corrupción

Por desgracia, el porcentaje de las malas prácticas profesionales que cunden ante la deshonestidad es cada vez más alto. Al grado en que el Índice de Percepción de Corrupción, IPC, elaborado por el Organismo de Transparencia Internacional, reporta que diversos países del mundo presentan una calificación de 9 a 16 puntos en un margen de 0 a 100, donde 0 es el puntaje más bajo. La pregunta es, entonces, cómo acabar la corrupción.

 

Maneras de evitar la mala praxis

Para acabar con un problema tan grande como es la evidente falta de ética, moral, honestidad y respeto en la población, hay que saber utilizar de manera creativa e inteligente todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance. Especialmente, si tenemos en cuenta que este problema muchas veces se presenta en forma de soborno o cometiendo diversos actos ilícitos o poco ortodoxos.

Lo mejor es recurrir a una agencia profesional que nos pueda orientar desde el exterior sobre cómo reestructurar el interior de una compañía para lograr mejores resultados.

  1. Establecer con claridad las sanciones ante actos de deshonestidad y cumplir cabalmente el reglamento interno de la empresa. Las represalias por incurrir en actividades indebidas puede ir desde una sanción monetaria hasta una llamada de atención en la hoja de vida, una acta administrativa, días de suspensión laboral sin goce de sueldo, despido o incluso una demanda jurídica, dependiendo del carácter fraudulento detectado. Sea cual sea el caso, se debe actuar conforme a derecho sin distinciones.
  2. Establecer cursos, talleres y diplomados para los trabajadores. Muchas veces, las personas incurren a actividades erradas debido a que las perciben como algo normal. Es importante inculcar una perspectiva filosófica sobre rectitud y probidad que muestre la importancia de obrar bien, aun en los momentos de mayor tentación. Aparte, es necesario recordar continuamente cuáles son los valores por los que la institución se rige, así como su misión, visión y objetivos. Cuando no se sabe cuál es el camino correcto, es más fácil extraviarse.
  3. Crear una línea de denuncia anónima. Es importante que todos los miembros de una compañía sientan la libertad y la seguridad de poder informar de actividades prohibidas que han presenciado en sus compañeros. Cuando alguien detecta conductas sospechosas en trabajadores que se encuentran en una posición privilegiada en el organigrama empresarial, que son sus jefes directos, sus amigos o accionistas, se hace difícil el hablar sobre ello.
  4. Realizar una auditoría interna sobre las condiciones psicológicas, emocionales y productivas de los trabajadores. Esto se logra con exámenes psicométricos adecuados para la situación, dejando claro que lo que se busca es mejorar las condiciones del ambiente laboral y ayudar a cada uno de ellos a desarrollar más sus conocimientos y habilidades, así como su ética profesional. De esa forma, las pruebas no se verán con recelo, sino como una oportunidad de detectar áreas de mejora.
  5. Construir un ambiente de trabajo con un alto grado de transparencia. Tener acceso a la información siempre va a brindar una sensación de confianza. Si bien cada departamento es independiente entre sí, es bueno que se den resultados semanales, quincenales o mensuales sobre el rendimiento de cada sector y su reporte de actividades. Así, se comienza a incrementar el trabajo en equipo y el respeto por el trabajo de todos los que laboran en la empresa.

Estas cinco medidas pueden ser de gran apoyo para cualquier compañía, siempre y cuando no se apliquen de manera remota sino de manera constante. Solo con el paso del tiempo las buenas prácticas profesionales se volverán rutina, logrando con esto que sea impensable comportarse de otra manera.

 

También te va a interesar: Cómo acabar con la corrupción.

 

 

Síguenos en: