20 mayo, 2022

Tips para gestionar las denuncias anónimas al interior de las organizaciones

Una denuncia anónima consiste en que una persona que se siente ofendida por las acciones de un tercero pide atención al ente regulador inmediato, en este caso, la organización en la que presta sus servicios profesionales. Tiene la característica del anonimato, es decir, el afectado no se identifica con su nombre y apellido para evitar malos entendidos, represalias y diversas sanciones, ya sean laborales o sociales.

Por ello, tener un canal de denuncia empresarial es muy importante para el correcto desempeño personal y profesional de todos tus colaboradores, independientemente de las funciones que realicen en tu organización.

¿Por qué una denuncia anónima?

Todos los colaboradores de nuestras organizaciones cuentan con diferentes maneras de relacionarse en el espacio laboral, esto sumado a que cada uno tiene una distinta historia de vida, lo que puede ocasionar que existan conflictos internos.

Los conflictos pueden suceder por diversas razones: políticas, sociales, deportivas, raciales, sexuales y muchas otras formas en que las personas involucradas pueden ofender, consciente o inconscientemente, a sus compañeros de oficina. Por ello, es recomendable ubicar un canal de en el cual gestionar una denuncia anónima, donde el ofendido pueda expresarse libremente y el agresor pueda conocer la situación sin la presión de ser señalados por los demás miembros de la organización.

El departamento encargado de gestionar las denuncias, a la vez, debe ser imparcial, tratar de conocer la situación a fondo y tomar los correctivos necesarios para que la armonía laboral vuelva a estar presente en el menor tiempo posible.

Te dejamos algunos tips para gestionar adecuadamente una denuncia anónima

Contar con el personal para gestionarlas

Una denuncia es una acusación delicada, por lo que en tu organización han de existir profesionales dedicados a este tema. También se puede crear una comisión especial, que tenga como características principales la imparcialidad y que cuente con el aprecio y respeto de toda la organización; puede integrarse por un miembro antiguo de la organización o se puede conformar de manera democrática.

Investigar a fondo la situación

La denuncia, al ser realizada, debe seguir un protocolo establecido. La primera fase, que debe ser la investigativa, debe tener un alcance definido previamente. Este alcance puede ir desde la razón que detonó la denuncia, ser retrospectiva, es decir, identificar los antecedentes tanto en la organización como en los implicados y también debe ser proyectiva, por lo que ha de identificar cómo combatir la situación y establecer correctivos.

Revisión de documentos, evidencias y demás

Las denuncias no pueden ser una forma de intimidación, por tanto, es recomendable que cada una de ellas tenga su respectivo sustento. Es ideal en las organizaciones buscar todos los datos posibles que puedan servir para realizar una investigación y posterior intervención en el conflicto.

Entrevistas

Tanto el afectado como el agresor tienen su versión de los acontecimientos. Escuchar a ambas partes permitirá una visión más amplia para la organización. Una notable estrategia de recopilación de datos es realizar una entrevista a los implicados; toda decisión será mejor al conocer el suceso en toda su extensión.

El acoso laboral puede tener manifestaciones que no siempre son identificadas y denunciadas a tiempo, por lo que es importante que tu organización conozca diversos niveles de este para que la actuación sea acorde a la gravedad. Se puede implementar un semáforo, donde el color verde sea considerado una falta leve, mientras que el rojo signifique una falta grave y de intervención inmediata; así mismo, pueden ubicar escalas de números, colores o letras que cumplan el objetivo de identificar la gravedad de las denuncias.

La denuncia anónima es una excelente función para evitar comportamientos inapropiados en tu organización. No estaría de más ejecutar programas donde tus colaboradores puedan identificar sus acciones y tener un código de ética y comportamiento para todos. Recuerda que, en gran medida, la armonía de tu organización depende de ello.

También te podría interesar: