Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Otros países
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

¿Cómo ayuda el clima laboral al desarrollo profesional?

El lugar de trabajo ocupa mucho más tiempo útil de la persona que su propio hogar. Es allí donde expone sus conocimientos, adquiere experiencias profesionales y donde requiere el mejor ambiente para lograr su desarrollo.

Para que una empresa alcance el éxito es importante mantener un clima laboral estable, para ello ten en consideración varios puntos que incentivarán la creatividad de tus empleados y por ende, el mejoramiento de los procesos y de la productividad, porque serán ellos los primeros defensores de la empresa y harán lo posible por llevarla por el camino del crecimiento, a la vez que van de la mano con su desarrollo profesional.

 

Conoce 5 aspectos que influyen en el clima laboral.

 

El ambiente

Es necesario crear un ambiente agradable, con suficiente luz, colores suaves, música relajante, asientos cómodos, aclimatado sin exageraciones, en una distribución espacial con holgura aparente y decoración sin estridencias. Por supuesto que el lugar debe estar aseado, sin malos olores y con sumo cuidado en los detalles para cada uno de quienes deben estar allí prestando sus servicios.

 

Cada quien a lo suyo

Distribuye con claridad las funciones de cada uno en particular y la de grupos y conjuntos de trabajo. Recuerda que el personal es el recurso más valioso y para ello debes de valerte de los sistemas existentes para realizar la mejor selección; es decir, que puedan interrelacionarse en armonía y sosiego. Luego cada uno de ellos debe tener libertad para hacer lo suyo en concordancia con sus conocimientos, experiencia y estilo.

Estos dos puntos son claves para ejercer el liderazgo que determine el empoderamiento del empleado con la empresa, y éste asuma con fervor el dedicar sus mejores esfuerzos para lograr los objetivos y metas planteadas.

 

Buenas relaciones

Debe cuidarse las relaciones entre los empleados; conocer a las personas claves en el liderazgo de grupos y a la vez estar pendientes de los detalles que hacen sentir importantes a los trabajadores, independientemente del lugar que ocupen dentro del organigrama.

Una vez esté el proceso en marcha el trabajador debe tener incentivos y éstos deben distribuirse con absoluta justicia. Estos beneficios podrían variar entre los incrementos de salario, otorgamientos de bonos de productividad, cursos, escalamiento de posiciones y reconocimientos públicos y privados.

 

Ganar – ganar

Con esta simbiosis empleado – empresa se produce una relación en donde ambos ganan. La empresa, porque gana un adepto y entusiasta trabajador y éste mantiene un ritmo de desarrollo profesional que conlleva a incrementar su creatividad y a producir más allá de sus capacidades ordinarias.

El dirigir un grupo de esta naturaleza implica el mantenimiento de ciertos valores basados en el mérito y a la competencia sana que pudiera darse entre ellos. La relación debe estar siempre por encima del amiguismo o por la preferencia personal, otorgándole a empresas foráneas la medición de los méritos y del esfuerzo de cada uno de una manera objetiva para dejar a la justicia los reconocimientos y las compensaciones.

 

Hacia el desarrollo

Un profesional que trabaje en un clima laboral como el descrito tiende a crecer más rápidamente que otro, cuya actuación se realice en un ambiente hostil. El tener libertad de acción, la existencia de la posibilidad de que pueda proponer mejoras y donde se reconozcan sus esfuerzos, es el mejor terreno para la búsqueda de nuevos conocimientos y nuevas aplicaciones, ya que sentirá que más que trabajar para una empresa, lo hace para satisfacción propia y crecimiento personal.

Así mismo, la valorización del trabajo humano, la capacitación constante de los trabajadores, y la promoción de los valores, visión y objetivos de la empresa, deben ser parte de los principios de la cultura organizacional.

 

Te explicamos por qué es importante evaluar el clima laboral.

 

Ante todo esto, está más que demostrado que el clima laboral influye directamente en la productividad y satisfacción de sus trabajadores. Mantener un ambiente dinámico, respetuoso y colaborativo es la clave para incrementar la productividad de cada individuo y de la empresa. De allí la importancia de construir un clima laboral positivo, lo cual es tarea de todos los integrantes y se deben tomar en cuenta todas las condiciones ya nombradas.

Síguenos en: