Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Otros países
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Clima Organizacional: 5 tips para transformar actitudes negativas

El clima organizacional define ampliamente el éxito o declive de una organización; y es que, hasta las empresas con el mejor producto o servicio del mercado, si no tienen un ambiente laboral que satisfaga a sus empleados, comienzan a perder espíritu y decaer.

Por eso, hoy te decimos cómo motivar a tus colaboradores y así lograr un ambiente de trabajo óptimo que garantice sus derechos, pero también tu éxito empresarial.

Los tips que cambiarán una actitud negativa en positiva

Cambiar de chip, como comúnmente se dice, no es fácil a nivel personal, menos aún si se trata de una entidad colectiva como lo es el equipo de trabajo. Por eso hay especialistas que te ayudarán.

Sin embargo, como empresario o directivo, es parte fundamental de tu quehacer lograr un equipo satisfecho con su propio trabajo, con el de sus compañeros, y con lo que recibe de tu empresa. Así que atiende los siguientes puntos:

  1. Escucha a los quejumbrosos. Tener empleados que se quejan no necesariamente equivale a tener manzanas podridas en el canasto. De hecho, la mayoría son personas que se interesan por su trabajo y se quejan porque consideran que todo podría mejorar. Si los vuelves tus aliados y sabes convertir sus protestas en estrategias de cambio organizacional, lograrás obtener mejores resultados que volviéndolos tus enemigos.
  2. Establece metas ambiciosas pero realizables. A veces, una empresa puede estar tirando bien, pero los empleados no se sienten a gusto por la rutina. Ante tal situación, es importante establecer nuevos estándares de calidad. Para ello, tendrás que fijar nuevas metas que, sin embargo, sean posibles. Por un lado, los estarás retando a dar más de sí, y por otro generarás una gran satisfacción y unidad cuando vean que pudieron lograrlo.
  3. No solo te bases en la producción. El objetivo de una empresa es, a fin de cuentas, su producción, pero para lograr tus objetivos no solo tienes que basarte en nuevos métodos o técnicas. A veces es conveniente entrar por una vía alterna. Si estimulas puntos clave de la relación entre empleados, obtendrás un equipo más productivo. Establece beneficios en temas como la puntualidad o la amabilidad y el instinto de competencia se activará entre tus colaboradores, dejando de lado cualquier incomodidad.
  4. Ofrece alternativas. Cuando notes una actitud negativa no partas de la idea de que es un mal trabajador, pues incluso el mejor de los empleados puede caer en un mal momento. Hay muchas cuestiones personales en juego y no todo se trata de lo que ocurre en tu propia empresa. Sin embargo, esto sí afecta el entorno laboral. Por eso, ofrece alternativas. Quizá bastará con cambiar su horario unos días, su área, la hora del almuerzo, el día de descanso, incluso adelantar unas vacaciones. Tienes que ser abierto sin descuidar tus propias necesidades.
  5. Mejora físicamente el espacio o los servicios. A la manera en que un cambio de look cambia la actitud personal, un cambio en la oficina o nave industrial cambiará el ambiente laboral. ¿Qué tal si instalas una cafetera, actualizas el equipo u ofreces actividades en otro espacio? Tus colaboradores se sentirán parte de tu organización como de una familia, verán en ella un cambio que inspira y lo seguirán.

Como ves, cambiar mínimamente aspectos operativos en tu postura como directivo o en el espacio físico, estimula un cambio en la actitud de todos los que comparten el entorno. Con ello, la productividad alcanza mejores niveles y tu empresa no solo será un lugar de trabajo, sino en un lugar donde querer estar siempre.

También te va a interesar: Clima laboral – Clima organizacional y su incidencia en la productividad empresarial.

 

Síguenos en: