1 julio, 2022

Aplica la Ley de Pareto para aumentar la productividad

La Ley de Pareto es una herramienta eficaz y versátil que ayuda a incrementar de manera significativa la productividad en cualquier empresa si la enfocamos en el clima laboral. Para ahondar en este tema necesitamos primeramente definir qué es dicha Ley.

El origen de la Ley de Pareto

Para entender el principio de Pareto necesitamos analizar su historia. Fue creada por el economista Vilfredo Pareto en el año de 1986, en donde, tras un análisis, afirmaba que en Italia el 80 % de las tierras eran propiedades del 20 % de la población. Este ejercicio posteriormente se extrapoló a varios países dando el mismo resultado, y posteriormente se implementó en diversas áreas como la manufactura y la economía, en donde el resultado se centralizaba en el 80 % – 20 %.

Estos fenómenos estadísticos se ven reflejados en distintos ámbitos, muchos de los cuales hemos escuchado en diversas partes de nuestra vida laboral, como que el 20 % de las cosas que hacemos ocupan el 80 % de nuestro tiempo, o el 20 % de tus clientes genera el 80 % de tus ventas, etc.

Pero ¿cómo esta ley puede ayudarnos a la productividad de los empleados?

Aplicando el principio en el entorno laboral

La principal acción a tomar sin duda es buscar que nuestro 20 % de esfuerzo sea el que produzca el 80 % de nuestros resultados, por lo que, para lograrlo, se necesita enfocar en el tratamiento correcto del uso del tiempo por parte de los empleado. Aunque una parte fundamental como empleadores es buscar acortar los reprocesos de forma significativa, ya que, de esta forma, se generará un ambiente laboral con mucho menos estrés por la monotonía producto de la falta de organización en los procesos internos.

Analiza tus procesos para evitar retrabajos

Debes analizar cada uno de los procesos de cada una de las áreas para encontrar aquellos trabajos que se hacen de manera doble o repetitiva, como la verificación en cada área. También es valioso verificar que las salidas de cada proceso no hagan que se tengan que repetir pasos en un proceso adelante. Este ahorro de tiempos muertos o cargas de trabajo innecesario hará que tu gente tenga un mejor ambiente laboral y por ende aumentará la productividad de los empleados.

Prioriza los trabajos tanto en el área productiva como en la administrativa

Recuerda que un buen ambiente laboral aumenta por sí solo la productividad de tu empresa, por ello es importante que analices cómo es que se prioriza el tiempo tanto en el área de producción (aplica tanto para productos como servicios) como en el área de oficinas o administrativa. Recuerda que el principio de Pareto demuestra que si enfocas el tiempo y los recursos de forma ordenada y priorizada, lograrás el 80 % de los resultados que buscas.

Por tal razón, debes enfocarte en analizar cuáles son las actividades mas cruciales y usar el tiempo de forma inteligente, dándole primeras salidas a aquellos pendientes con base en la importancia de estos. En ocasiones, este paso será más difícil en las áreas productivas, ya que dependemos de una línea de producción o tiempo de producción ya establecidos. Pero incluso si buscamos el 80/20 en los procesos, podremos darnos cuenta de aquellas áreas o partes que son de mayor relevancia y que, si tenemos en un tiempo más corto, pueden agilizar todo el proceso productivo.

Recuerda que la parte primordial al implementar la Ley de Pareto es crear un ambiente laboral adaptable a las necesidades de tu empresa, ya que, al hacerlo, la productividad se elevará de forma considerable. Tu recurso humano debe de ser primordial para todas las partes de tu proceso, desde las ventas hasta la entrega, y un clima organizacional ayudará de manera significativa.

También te podría interesar: