Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Costa Rica

  • Otros países
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

A qué nos enfrentamos al medir la valoración de competencias

En el ámbito laboral, es de utilidad realizar una valoración de competencias para implementar diversos procesos relacionados con la administración de los recursos humanos. Por ejemplo, el reclutamiento y selección de personal o la evaluación del desempeño de los empleados.

Por tanto, para llevar a cabo una correcta gestión del capital humano, es necesario que conozcas algunos desafíos a los que puedes enfrentarte a la hora de efectuar una ponderación de competencias laborales. Te los contamos en esta entrada.

 

Principales desafíos en la evaluación de competencias laborales

Lo primero que debes valorar al realizar una estimación de competencias es su principal requisito: que la empresa haya implementado un sistema de gestión de recursos humanos basado en un modelo de competencias.

Para ello, como primer paso, es indispensable contar con un manual de competencias donde se describan con claridad cada una de ellas. La elección de las destrezas de dicho manual está íntimamente relacionada con la filosofía de la compañía.

 

Tipos de competencias laborales

Ten presente que existen distintos tipos de competencias, esto es importante porque no todas tendrán el mismo peso en el momento de ser evaluadas. Asimismo, las técnicas empleadas para su medición son distintas.

 

1. Competencias individuales

Son las características (físicas, cognitivas, psicológicas) con las que debe contar un sujeto para ser idóneo para asumir un cargo o puesto en el organigrama de una empresa. Las condiciones en las cuales se deba desempeñar dicho cargo determinan las características personales de su ocupante. Así, por ejemplo, los puestos de operadores de máquinas requerirán de destrezas motoras y de buen rendimiento cognitivo para ser productivos.

 

2. Competencias relacionales o de grupo

En general, son imprescindibles para poder trabajar en equipo y establecer una convivencia armónica. Ciertos cargos necesitan un mayor despliegue de estas. Es el caso de los puestos directivos, los cuales ejercen una gran actividad de liderazgo.

 

3. Competencias técnicas

Recuerda que todos los puestos precisan que sus ocupantes dominen una serie de técnicas específicas. Algunas más complejas que otras; aquí radica la diferencia. Por ejemplo, los secretarios ejecutivos necesitan saber manejar los principales paquetes de computadora, como los procesadores de textos, mientras que un contador o un ingeniero deberá hacer uso de software especializado de cómputo.

 

4. Competencias actitudinales

Estas difieren tanto en los puestos como en las compañías, pues cada una tiene una filosofía o manera de operar distinta. En este sentido, puedes comprobar como algunas empresas necesitan personas extravertidas, mientras que en otras este rasgo de la personalidad no parece ser tan importante.

 

5. Competencias intelectuales

Se refieren a la posesión de los conocimientos teóricos idóneos para desempeñarse en una función y llevar a cabo las actividades propias de esta. En este caso, existen puestos en los que sus ocupantes han de poseer una preparación académica específica (abogados, médicos, contables, etc.).

 

Medición de valoración de competencia

 

Criterios para la medición de las competencias

En cuanto a los criterios que se siguen a la hora de cuantificar las competencias, has de saber que estos dos son los más utilizados.

 

1. Niveles o grados de desempeño

La competencia es una variable que puede asumir distintos valores y cada puesto precisa de un grado de dominio determinado de cada una de las aptitudes necesarias para el cumplimiento de sus funciones. Tradicionalmente, los niveles de dominio son básico, intermedio y avanzado.

 

2. Indicadores de desempeño

Son enunciados que expresan de manera descriptiva el grado de dominio de una competencia que una persona refleja en su comportamiento. En base a ellos, se establece una ponderación de su desempeño.

La estimación de las competencias es un tema complejo, por eso te recomendamos que te apoyes en un especialista en recursos humanos.

 

También te va interesar: ¿cómo funciona la valoración de competencias?

 

 

Síguenos en: