Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Costa Rica

  • Otros países
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticiasSin categoría

Valoración de competencias en la reactivación laboral

El mundo entero ha cambiado debido a la pandemia del coronavirus. Durante estos meses de contingencia, el mundo laboral dio un giro drástico. Por desgracia, algunas empresas tuvieron que prescindir de su recurso humano, otras tuvieron que trabajar de manera remota y hubo algunas que detuvieron sus contrataciones de manera indefinida.

En esta nueva normalidad, se va a requerir de la valoración de competencias. 

 

¿Qué importancia tendrá la evaluación de habilidades dentro de la reactivación laboral con la nueva normalidad?

Medir el grado de capacidad de cada trabajador en cada área de la compañía es un proceso complejo, que requiere la elaboración de perfiles ocupacionales, conocer las habilidades, evaluar el grado de conocimiento y detectar el tipo de perfil individual y social de cada persona.

En esta nueva normalidad, los empleados que logren adaptarse mejor a los cambios, cumplir sus funciones bajo demanda y estrés sin comprometer su profesionalismo ni la calidad de su trabajo; además de saber priorizar las tareas más urgentes, generar y respetar un horario, mantener una estabilidad emocional, física y psicológica, son los que mayormente podrán ascender y volverse elementos sumamente importantes dentro de la compañía.

Esto es debido a que van a poder demostrar que ellos se pueden enfrentar y saben cómo actuar en cualquier tipo de escenario.

Para poder saber qué persona es ese tipo de trabajador anteriormente descrito, se deben analizar distintos factores de manera oportuna antes incluso de llevar a cabo cualquier tipo de contrato laboral:

  • Rango de competencias laborales: Conocimientos, habilidades y actitudes propios de una actividad u oficio determinado.
  • Rango de competencias metodológicas: Nivel de información mínima requerida para una ocupación.
  • Rango de competencias técnicas: Grado exacto de habilidades para el cumplimiento eficaz de una tarea. Dependiendo del tipo de profesión, estas pueden ser de tipo tecnológico, manual o ambas.
  • Rango de competencias sociales: Evalúa qué tan bien se adapta un individuo a un equipo de trabajo, su nivel de liderazgo, su respuesta ante desafíos sociales complejos e imprevistos, su grado de empatía y su grado de solidaridad con los demás compañeros. Mantener un buen ambiente empresarial es clave para que todos los elementos puedan explorar y explotar su talento.
  • Rango de competencias individuales: Este es el terreno que mide el nivel de honestidad, puntualidad, ética, moral y apego a los objetivos, misión, visión y valores de la empresa.

 

 

Existen diferentes maneras de conocer estos distintos rangos:

  • Reconocimiento de Competencias Relevantes. El nombre original de este sistema es Prior Learning Assessment Recognition, conocido por sus siglas en inglés como PLAR. A través de él, gracias a pruebas psicométricas diseñadas por especialistas, se puede conocer la personalidad de un individuo de manera objetiva, clara y veraz.
  • Entrevistas privadas. Aunque las pruebas por escrito son una gran herramienta, la mejor manera de verificar la información consiste en entablar un diálogo con el sujeto, observar su comportamiento, reflexionar sobre el tipo de respuestas que brinda ante preguntas concretas, calificar su presentación personal y valorar su seguridad y dominio del tema.
  • Pruebas prácticas. Imprescindibles para medir las habilidades técnicas requeridas para el puesto.

Contratar a un buen elemento que cumpla con todos los requisitos siempre será una tarea ardua. Sin embargo, el Departamento de Recursos Humanos tiene grandes aliados en las pruebas, pautas de cotejo, cartas de respaldo y entrevistas.

La validez, la autenticidad, la suficiencia, la justicia y la aceptación son elementos que deben regir tanto el comportamiento de quien solicita un trabajo y quien lo ofrece en esta nueva normalidad, donde lo que antes parecía imposible se ha vuelto parte de la cotidianidad de los individuos.

 

También te va a interesar: A qué nos enfrentamos al medir la valoración de competencias 

 

 

Síguenos en: