16 septiembre, 2021

Conoce las 3 principales funciones de un compliance

Los intereses de la empresa están orientados al éxito económico. El cumplimiento parece interponerse en el camino. Cada vez es más difícil cumplirlo y son más las reglas a observar. Reglas que a veces incluso se contradicen entre sí a nivel internacional. Un oficial de cumplimiento ayuda a sortear obstáculos a través de la maraña de regulaciones que crece rápidamente.

¿Qué es un compliance?

La evaluación independiente dentro de la organización es una función del compliance. En ese sentido, el oficial de cumplimiento es el responsable del diseño y la operación de un sistema de medidas de control que debe garantizar la veracidad financiera de las cifras y la información. Asimismo, verifica que la organización opere dentro de las leyes y regulaciones existentes, y brinda información sobre la eficiencia y eficacia de esta. Conceptos como organización administrativa, análisis de riesgos, controles internos y declaración de control son fundamentales para esto.

Ética empresarial

Además de las regulaciones legales, este oficial también aplica los estándares y reglas de conducta que en una empresa se establecen. Los grandes emprendedores siempre han sabido que sus empresas también tienen una responsabilidad social y moral que asumir. En sus acciones y decisiones diarias, también como modelos a seguir, ejemplifican estos valores de la cultura corporativa y, por lo tanto, los transmiten a sus empleados.

La virtud del individuo, sus convicciones morales y sus valores son pilares clave para una gestión exitosa del cumplimiento. A esto, sin embargo, se suma la calidad moral de la empresa como organización, sus procesos, incentivos, mecanismos de control y cultura de gestión.

Funciones de compliance

Entre las funciones de compliance está monitorear el acatamiento de las leyes y regulaciones dentro de una organización. Sin embargo, existe un debate sobre su tarea exacta. ¿El rol de compliance se limita a verificar si la organización y sus empleados acatan las leyes y regulaciones? ¿O también es responsable de fomentar un comportamiento orientado al cumplimiento? En este último caso, su función es más amplia.

Para la efectividad del cargo, es necesario no solo monitorear e identificar, sino también asesorar. Sus actividades principales son las siguientes:

Gestión de riesgos empresariales

Al realizar un análisis de riesgos, queda claro dónde se encuentran los mayores riesgos de cumplimiento. Los resultados orientan las actividades de este oficial, que se registran en el plan anual y/o el plan de control. Los conceptos centrales para la realización del análisis de riesgos son la matriz de tolerancia, la valoración del riesgo, las líneas de defensa y las medidas de control.

Controles internos

Aquí, el énfasis de las funciones está en verificar realmente si los empleados se adhieren a los acuerdos de procedimiento que se han hecho. Con base en el plan de auditoría, para las actividades con alto riesgo de cumplimiento, se comprueba si se están acatando los acuerdos de proceso realizados para mitigar estos riesgos. El núcleo de la declaración del control es la rendición de cuentas por el funcionamiento de las medidas destinadas a eliminar o reducir las consecuencias de los riesgos que surgen cuando se alcanzan los objetivos.

Optimización de procesos

Tiene un papel en la evaluación continua de los procesos comerciales y sus hallazgos forman parte de la información destinada a mejorarlos. No solo tiene una función de señalización, sino también de asesoramiento para optimizar la ejecución dentro de la organización. El oficial de cumplimiento no hace esto solo, lo hace junto con toda la empresa.

El compliance no solo considera los riesgos financieros, sino todo tipo de riesgos que surgen del incumplimiento de las leyes y regulaciones. El oficial de cumplimiento moderno, además de observar, también aconseja, porque se siente responsable de provocar cambios reales en el comportamiento.

También te podría interesar: