2 septiembre, 2021

Evaluación de riesgos para combatir la corrupción en las empresas

En el mundo empresarial e industrial, se pueden presentar situaciones de corrupcion que pueden poner en peligro la estabilidad de la organización, sino se toman las medidas preventivas pertinentes para subsanarlas. Por tal motivo es imperativo que la dirección corporativa incluya en su modelo organizacional mecanismos apropiados para evaluar los riesgos a fin de evitarlos o saber cómo combatirlos, si ya están presentes. En este post nos enfocaremos en algunos factores que instruyen cómo evitar la corrupción en una empresa.

Cómo combatir la corrupción empresarial

Desde siempre en las organizaciones se ha presentado esta práctica de valerse de las funciones y el manejo de ciertos recursos organizaciones para obtener provecho, ya sea económico o de alguna otra naturaleza para obtener poder. En tal sentido, en México se ha implementado el Sistema Nacional Anticorrupción que propone ciertas medidas para su prevención.

A continuación, se presentan los factores más relevantes a considerar para implementar dichas medidas de manera contundente y efectiva de manera tal de prevenir o saber cómo acabar la corrupción en este sector.

1. Diseño de programas y códigos de ética

La empresa debe delinear programas y directrices específicas que involucren a todos los niveles de la organización desde los directivos, supervisores hasta los administrativos y operativos, señalando cuáles son las prohibiciones y limitaciones que se deben tomar en cuenta en el manejo de los recursos empresariales. Igualmente se debe ser muy explícito en cuanto a las sanciones a aplicar al personal que transgreda estas directrices y programas.

Asimismo, es importante que en dichos programas se haga la debida promoción de la integridad en la cultura empresarial, aplicando mecanismos de control y vigilancia, promoviendo los códigos de ética pertinentes.

2. Evaluación de riesgos

Es de prioridad que la empresa lleve adelante un continuo monitoreo de su entorno a fin de estar vigilantes de los riesgos de malversación que pudieran existir. En esta evaluación se deben contemplar entrevistas y charlas concientizadoras entre directivos y empleados, lo que redundará en la oportuna identificación de estos riesgos a partir de lo cual se diseñara un apropiado plan de prevención.

3. Entrenamiento y liderazgo

Es importante acotar que tales situaciones riesgosas se pueden prevenir si existe un asertivo liderazgo de parte de los propietarios y del plantel ejecutivo de la compañía. Es por ello que la imagen y conducta de estos miembros constituyen el ejemplo incorruptible a seguir por su influencia e impacto directo en el resto de la organización.

Se debe implementar un bien orientado programa de charlas, cursos y entrenamientos que formen a todo el personal a fin de que tengan todo el conocimiento requerido sobre las diferentes formas de corruptela, malversación o sobornos.

4.  Auditorías y denuncias internas

Uno de los mecanismos más empleados y eficaces son las auditorías sorpresas, que permiten captar e identificar cualquier anomalía en el manejo de los recursos empresariales. Igualmente, las denuncias internas constituyen otro método anticorrupción. Estas prácticas brindan confianza a los empleados, a quienes se les debe proveer de distintos canales por los cuales expresarse. La empresa deberá estar debidamente preparada para ello. Al respecto la Inegi.org tiene mucho que aportar.

5. Recompensas

Constituyen otro mecanismo apropiado para prevenir actos indeseados en la administración empresarial. Para ello, se aconseja la implementación para los empleados de aumentos salariales, incentivos por productividad y bonificaciones, entre otros, que ayudan a mantener al personal motivado, lo que permite contar con su lealtad.

Los factores indicados por supuesto no acaban con los riesgos, pero permiten disminuirlos en gran medida, estableciendo fundamentos sólidos para una eficaz y efectiva prevención.

Al respecto es de recalcar que es de mucha importancia contar con la confianza de empleados colaboradores, reconociendo sus méritos, prestándoles apoyo y exaltando en ellos la ética profesional. Ello redunda definitivamente en una garantía para evitar contingencias.

También te va a interesar: Comunicación ascendente y descendente en las empresas

También te podría interesar: