Amitai

Elige tu país


  • Bolivia

  • Ecuador

  • El Salvador

  • Guatemala

  • Honduras

  • Panamá

  • Colombia

  • Perú

  • Rep Dominicana

  • Chile

  • México

  • Otros países
Encuesta de ética y cultura organizacionalÉtica OrganizacionalHonestidadIntegri-lineNoticias

Habilidades laborales que pueden llevar a tu equipo de trabajo al éxito

Formar un equipo de trabajo puede sonar sencillo, pero cuando este carece de habilidades laborales específicas lo más probable es que sus miembros pasen más tiempo creando conflictos que encontrando soluciones o desarrollando proyectos.

¡Por fin! El equipo logra reunirse a pesar de los múltiples compromisos de cada integrante. Comienza la sesión y lo primero que debe hacerse es asignar un nombre al equipo. Pero a la primera lluvia de ideas ocurre el desastre y se quedan enfrascados decidiendo si el equipo debe llamarse “Mejora Continua”, “Los Arregla Problemas” o “Proyecto X”. Se les ha olvidado la razón por la que se formó el equipo de trabajo en primer lugar.

La realidad es que el nombre es lo de menos aun cuando la identidad del equipo si es de lo más importante. Pero si no pasan de esta fase que es una de las más complejas, ¿cómo es que podrán ponerse de acuerdo para resolver algún asunto o crear un nuevo producto?

La importancia de escoger correctamente a los integrantes de un equipo de trabajo

La idea de un equipo de trabajo es que sus elementos tengan cualidades diferentes, de forma que entre todos logren enriquecer el proyecto sobre el que trabajan. Es decir, que sea multidisciplinario.

 

La importancia de escoger correctamente a los integrantes de un equipo de trabajo

 

Sin embargo, hay una serie de habilidades que es preferible poseer de forma que, sea cual sea el objetivo del equipo, este llegue siempre a buen término.

Toma nota:

1. Objetividad para tener la capacidad de ser imparcial y poder analizar las situaciones centrándose en los hechos sin emitir juicios o prejuicios. Esto asegura no solo una relación sana entre los miembros del equipo sino la oportunidad de alcanzar las metas impuestas de forma más efectiva.

2. Resiliencia que les permita recuperarse rápidamente cuando algo salga mal. A veces se tendrá que empezar de cero una y otra vez y, si permitimos que las emociones negativas pervivan, el proceso será mucho más lento y complicado.

3. Resolución de problemas para poder reconocer cuando exista algún conflicto, aceptar sus repercusiones y poder analizar de forma óptima las posibles soluciones.

4. Empatía que permita ponerse en los zapatos de los demás. De esta forma se tendrá la oportunidad de mirar las situaciones desde puntos de vista diferentes enriqueciendo el proceso y afinando la dimensión de los resultados.

5. Comunicación efectiva para saber dirigirse a los otros de forma efectiva, comprender lo que se comunica y poder mantener una discusión bajo la premisa del respeto. Aun cuando no se esté de acuerdo con las ideas que se estén exponiendo.

6. Trabajo en equipo, aceptando sugerencias y opiniones que ayuden a impulsar codo a codo el éxito del proyecto.

7. Enfoque a costos de forma que sea identificable el impacto cuantitativo de cada decisión o cada proyecto, buscando siempre la rentabilidad para la empresa.

Como una sinfonía

A estas anteriores, podemos sumarle las competencias que sean necesarias según las requiera el proyecto en cuestión.

Pensemos en una sinfónica tocando el “Bolero” de Maurice Ravel. La melodía inicia con solo una flauta trasversal y va creciendo conforme se van adicionando instrumentos. Se enriquece. Y cada instrumento que se incorpora amplía nuestra percepción sensorial modificando y haciendo nueva la misma línea que se repite.

Eso mismo hacen las destrezas profesionales en nuestro equipo de trabajo: ayudan a ampliar el sentido de nuestras metas y objetivos. Le dan una dimensión nueva a los proyectos. Esto nos permite analizar opciones que tal vez no habríamos considerado. Acortan la brecha hacía el éxito y diversifican y optimizan los resultados obtenidos.

Debemos saber identificar las habilidades laborales de nuestros trabajadores y comprender con cuáles cuentan los participantes de nuestro equipo de trabajo. En esas habilidades encontraremos el éxito. ¡Qué importante se vuelve valorar las habilidades de nuestros trabajadores!

Síguenos en: