¿Cuánto importa la ética corporativa en el ambiente profesional moderno?

La ética y la responsabilidad social corporativa de una empresa importan más hoy que hace algunas décadas. Los trabajadores ponen más énfasis en los valores de sus empleadores y tienen acceso a más información que nunca.

Más que nunca, el éxito de una empresa depende del talento que pueda atraer, pero atraer al mejor talento es más que solo ofrecer el mejor salario, o incluso los mejores beneficios. Las empresas pueden tener una oferta lucrativa para un posible candidato y una cultura en la que se sentirán como en casa, pero ¿cómo la ética corporativa se compara con la de su competencia?

Puede que esta no parezca la pregunta más importante cuando intenta contratar a alguien para un puesto, especialmente uno que podría no verse directamente afectado por las acciones de su organización, pero el lugar de trabajo moderno está cambiando, al igual que los valores de los profesionales, y si desea mantenerse al día, necesita saber cuán significativos son esos valores éticos.

¿Qué califica como “ética”?

¿Qué quiero decir con “ética”? Esta es una categoría amplia y de naturaleza subjetiva, pero en general, me refiero a estas áreas:

Fraude y manipulación. Esto debería ser obvio, pero las empresas éticas no se involucran en prácticas financieras sospechosas o manipuladoras, como el fraude, el soborno o el uso de información privilegiada. El problema aquí es que las acciones individuales a menudo se asocian con la empresa como un todo, por lo que cualquier persona dentro de su empresa que se comporte de una manera no ética podría comprometer la reputación de su organización. Establecer políticas estrictas de cero tolerancia y tomar medidas disciplinarias adecuadas puede mitigar estos efectos.

Sostenibilidad. La sostenibilidad se refiere a las prácticas que pueden continuar indefinidamente, generalmente con respecto al medio ambiente. Elegir formas renovables de energía, como la solar y la eólica, y disminuir los contaminantes son ejemplos de esto. Sin embargo, la sostenibilidad también puede referirse al uso o consumo de otros recursos naturales, como el agua.

Diversidad e inclusión. Los esfuerzos de diversidad e inclusión también se consideran prácticas comerciales responsables y éticas. Estos incluyen programas para contratar personas de entornos más diversos, que incluyen diferentes etnias, sexos y personas con capacidades diferentes.

Explotación. Las grandes empresas pueden obtener mayores ganancias explotando a las poblaciones locales, especialmente en los países en desarrollo, o explotando las lagunas fiscales en desventaja de las personas y las empresas que les rodean. Estas prácticas pueden dar a su empresa un beneficio a corto plazo, pero el público no las ve con buenos ojos y generalmente se las considera poco éticas.

Donaciones y contribuciones. Finalmente, las donaciones de una empresa y las contribuciones voluntarias a organizaciones benéficas, grupos locales y buenas causas también pueden considerarse una práctica ética y / o benevolente.

Entonces, ¿es más importante que una empresa preste atención y potencialmente invierta en estas áreas?

La Era de la Información

Hemos ingresado a una era más allá de lo industrial; estamos viviendo en la era de la información. Y no, esa no es solo una palabra de moda utilizada por los especialistas en marketing digital; está siendo estudiada y tratada como un gran avance en la historia de la humanidad.

El posible empleado de hoy tiene más información que nunca, y las empresas ahora son más transparentes de lo que nunca lo han sido.

La historia de una empresa, los mensajes públicos e incluso el personal actual son información públicamente disponible, y basta con una búsqueda en Google de un posible empleado para encontrarla. Por esa sola razón, la ética de la compañía es más importante de lo que ha sido en las últimas décadas; un escándalo o una violación de la ética se mantendrá por años, y por el contrario, cualquier esfuerzo realizado para realizar negocios éticamente será más evidente y públicamente reconocido.

El Factor Millennial

También es importante darse cuenta de que los millennials son la próxima generación de talentos que ingresan al mundo profesional, y ellos dictarán lo que es importante para las empresas. Según un estudio de la Universidad de Bentley, el 86 por ciento de los jóvenes de la generación del milenio considera que es una prioridad trabajar para un negocio que se conduce de manera ética y responsable. De hecho, la mayoría de los jóvenes de la generación del milenio estarían dispuestos a tomar un recorte salarial considerable para trabajar en un negocio así.

¿Qué significa eso para las prácticas éticas en su empresa? Significa que, si desea tener la oportunidad de reclutar talentos prometedores en su industria, debe comenzar a participar de una manera más responsable. De lo contrario, alejará al 86 por ciento de la mano de obra joven antes de que pueda hacer una oferta.

Aumento de la competencia

Otro factor a considerar aquí es la naturaleza compuesta de la competencia. A medida que más empresas comiencen a darse cuenta de la importancia de las prácticas responsables y éticas, más empresas invertirán en esos esfuerzos, lo que significa que cualquier empresa que no siga el ejemplo se verá peor en comparación.

Como solo una ilustración de este efecto, entre 2011 y 2015, el porcentaje de empresas incluidas en Fortune 500 que publicaron informes de sostenibilidad pasó del 20 por ciento al 81 por ciento.

Desarrollar una empresa de forma ética solo va a ser más importante a medida que los competidores invierten en sus respectivas iniciativas.

En conclusión

La ética y la responsabilidad social corporativa de una empresa importan más hoy que hace algunas décadas. Los trabajadores ponen más énfasis en los valores de sus empleadores y tienen acceso a más información que nunca.

Si desea que su empresa siga siendo competitiva en la búsqueda de los mejores candidatos, dedique tiempo a definir, perfeccionar y promover el comportamiento ético de su empresa.

Fuente 

2 Comments

Deja un comentario